2020: El lento declive del diseño de iluminación independiente

Artículo publicado por Sakina Dugawalla el 13 de enero de 2020 en LinkedIn, traducido y reproducido con su autorización.

Imagen: Copyright: Light.Func 2019

Querida comunidad de iluminación

He estado peleándome con cuál sería el artículo adecuado para empezar 2020. Sin verlo venir, la inspiración me llegó en forma de un montón de angustia. 

       

Saludos desde una infernal Australia, claro que los incendios son malos, y hay muchos más factores que los han provocado que los que se hablan en los medios. Así que empecemos por pensar en todas esas personas que han perdido sus vidas, sus familiares, una mascota, un idealismo, su casa… 

Atrocidades ocurren en todas partes del mundo que hacen que nuestros problemas cotidianos parezcan insignificantes al compararlos, es cierto, pero aún así, tenemos que pelear nuestras propias batallas.

2019 fue un año de renuncias, fracasos, éxitos -un año más, pero un hito para mi y para Light.Func. Han pasado muchas cosas y mucha gente me ha apoyado en mi búsqueda y mi pasión por el diseño de iluminación.

2020 ha empezado peor de lo que imaginaba. Un despacho que no merece que le mencione se las ha arreglado para despreciar por completo nuestro trabajo e incorporar a un proveedor, incluso después de haber ganado un concurso, basándose en el pliego presentado por otros, porque, por si no lo sabes, en Oriente Medio a veces no es lo que sabes, sino a quien conoces. No habrá sido la primera vez, y seguro que no será la última, pero, por una vez, ¡estoy harta! 

Así que allá va, y discutamos a fondo, si con eso conseguimos ganar esta carrera hacia el hoyo que todo el mundo sabe que está ocurriendo.

(Este post probablemente podrá ser aplicado a otras disciplinas también).

Cada día, cada semana, cada mes, hay empresas que desprecian el trabajo y profesionalidad de un diseñador de iluminación para su propio beneficio. 

En vez de venir abiertamente y decirnos «me gustaría participar”, utilizan la ridiculización y el desprestigio por la profesión haciendo, exacto, lo has adivinado: un CAMBIO en la especificación.

Así déjame que me tome un tiempo para explicar lo que está pasando, por si acaso alguien que lee esto está en proceso de, o esté pensando en cambiar una especificación.

Ningún diseñador de iluminación recibe el encargo de un proyecto, se va a dormir con una sonrisa y se levanta para descubrir que tiene el bolsillo lleno de dinero, que la ejecución del proyecto que ha soñado mientras dormía ya está terminado al levantarse al día siguiente. ¡Esto no es una película de Disney!

Lo que ocurre en realidad es:

  1. Dedicamos muchos tiempo a investigar el proyecto en el que estamos trabajando: quién es el cliente, qué pensaba el arquitecto, que hizo el diseñador de interiores, cuál es el concepto, quién habitará ese espacio, qué actividad se desarrollará, qué papel juega la luz de día, si necesitamos controles, quién gestionará el espacio, si el proyecto tiene una duración o vigencia determinada, qué pasa con la huella de carbono, el presupuesto, las fechas de entrega, la construcción, la experiencia del instalador, la accesibilidad, el mantenimiento… y finalmente la estética de todo.
  2. Después comenzamos a diseñarlo. Cuando ves un esbozo realizado por un diseñador de iluminación, todo lo anterior está incluido en él. Llenamos montones de páginas con anotaciones antes de empezar a visualizarlo. No importa la experiencia que tenga el diseñador de iluminación, hay un sistema, para nuestra desesperación, que hay que repetir una y otra vez. Este proceso de diseño requiere tiempo, esfuerzo, pruebas, resolver todos los problemas, y finalmente, implementarlo. Después pasamos a nuestra investigación visual, lo plasmamos en papel, pasamos DIAS Y SEMANAS trabajando en él, probablemente tendremos que hacer dos o tres REVISIONES, lo que, como puedes adivinar, lleva TIEMPO hasta que es aprobado. Solo ENTONCES, si tenemos suerte, nos pagan esta parte del proyecto.
  3. A partir de ahí comienza la fase de implementación. Cálculos -no, no hay ningún elfo mágico haciendo todo esto por detrás, modelamos, seleccionamos productos (a los que dedicamos mucho tiempo para aprender sobre ellos, haciendo que las marcas vengan a presentarlos, aplicándolos, probándolos, reaplicándolos, volviendo a probarlos y finalmente ejecutando). Es en ese momento cuando comenzamos a pensar sobre cómo vamos a implementar los controles, empezamos los dibujos, los revisamos, los volvemos a presentar, emitimos calendarios de las luminarias que creamos desde CERO, sí, como lo oyen, CERO; porque cada proyecto es único. Preparamos una documentación preliminar para poder llegar a un presupuesto. Cuando se determina el presupuesto, repito, SOLO cuando esto se ha hecho, recibimos un segundo pago, si tenemos suerte en los sesenta días siguientes.
  4. Hacemos un estudio completo: dibujos detallados, detalles de la instalación para CADA UNO DE LOS ELEMENTOS, cómo deben conectarse, cuál es el ratio de encaje del driver (the fitting to driver ratio), cuál debe ser el grosor del cable para soportar el voltaje necesario, los circuitos de control, programaciones detalladas de cada control, matrices, sensores, ubicaciones de los sensores, diferentes matrices de escena que cambian de mes en mes,… Al igual que en el punto 3, puede que consigamos un pago cuando se acaba esta etapa, con suerte antes de 60 días.
  5. ¡Oh! y después, durante la construcción, vamos a realizar comprobaciones de que las marcas están correctamente ubicadas, hacemos maquetas hasta altas horas de la noche, probamos los controles, probamos la aplicación, tal vez tengamos que revisarla al menos dos veces y después volvemos a casa a recuperar nuestras vidas, para dormir un poco antes de empezar de nuevo.
  6. Pero la cosa no acaba aquí: después tenemos que corregir los elementos, porque, por ejemplo, si ajustas un elemento en tan sólo cinco grados, repercute en cuánto podemos girarlo, si cambias el control a 1-10 significa que no puedo conseguir la intención del diseño que el cliente aprobó, y que es la razón por la que no pagan una parte del presupuesto. Para ASEGURARSE de que pongo mi experiencia donde está mi BOCA. No me pagarán a menos que estén CONTENTOS CON EL RESULTADO.

Así que, déjame decirlo de nuevo, antes de que cambies a una especificación alternativa, dedica un segundo a pensar en mi pequeño cerebro, mis pequeñas manos, mi diminuta cuenta bancaria y en el resto del trabajo que he hecho para conseguir esa mínima reputación que me he creado porque he TRABAJADO DURÍSIMO toda mi vida.

En contra de lo que la gente cree, no existe nada llamado diseñador y proveedor. Incluso cuando nos presentamos en un proyecto como diseñadores y proveedores, se trata SIEMPRE de una joint venture. 

Hay dos partes involucradas, nosotros que hacemos el diseño y el proveedor que se ocupará de servir los productos necesarios. 

No hay líneas cruzadas, nosotros cumplimos con nuestra responsabilidad en el diseño asegurándonos de que ejecutamos un trabajo profesional, y raramente estamos siquiera involucrados en la parte de proveedor, excepto si hay un problema con el presupuesto y nos piden que contemplemos alternativas, físicamente, repasando listas de especificaciones técnicas, ¡repitiendo probablemente los puntos 2 y 3 que ya vimos antes, y teniendo que hacer algunas partes de los puntos 4 y 5!

Cuando presentamos una propuesta como “Diseño y construcción”, TAMBIÉN es una joint venture, hay una lista de consultores: interiorismo, arquitectura, paisajismo, iluminación, sistemas de fachada, MEP, sostenibilidad, y después proveedores para cada una de esas disciplinas. Por último están los contratistas.

Así que, si eres, en general, una buena persona, comprender que todo el mundo tiene un papel que jugar, una familia que alimentar, empleados por los que preocuparse, lo único que me pregunto es ¿qué tal duermes de noche? o tal vez durante el día, si eres del tipo noctámbulo. Cuando llegas a la cama, sabiendo que has depreciado mi diseño, poniendo una especificación diferente en un proyecto sobre el que he sudado, llorado, y gritado; un proyecto en el que he ido más allá de lo estaba comprometida por contrato porque quiero asegurarme de que mi sueño, mi pasión, mi forma de ganarme la vida se hace de la mejor forma que sé… 

¿Por qué crees que tienes EL DERECHO de cambiar una especificación que yo he escogido? ¿Por qué tienes el derecho de no pensar, usando sólo un poco de lógica, que puedes coger el teléfono y decir “Hola, Sakina, esto es lo que ha pasado, ¿cómo puedo participar? ¿cómo puedo ayudar?”. 

No, no hay dos productos que sean iguales o una alternativa equivalente (ese término “alternativa equivalente” es lo más parecido a los relojes y bolsos que son una “imitación auténtica” que se venden en el mercado negro).

Y por lo que más quieras, si te estás vendiendo como diseñador de iluminación que hace al mismo tiempo de diseñador y de proveedor, por favor, ¡se transparente! 

        

Dile a tu cliente que tu margen sale de la parte de proveedor, que el diseño no es importante para ti porque no aporta apenas nada a tu cuenta de resultados.

Que haces un diseño básico para CUMPLIR con la falsa idea que tiene el cliente de lo que es el diseño, para que puedas llevarte la venta. Porque en realidad eso es lo que haces.

Por descontado, si es lo que la situación necesita porque es lo que quieren, que así sea, pero NO te presentes como diseñador de iluminación, porque te aseguro que no haces lo que yo hago, ni lo que hacen mis colegas. 

No intentes llamar a mi estudio, o a cualquier otro despacho independiente, con una oferta de tus servicios, cuando ya vas al mercado a vender en los mismos proyectos a los que nos presentamos nosotros, ofreciendo el precio más bajo posible… alimentando esta codicia de la carrera hacia “cada vez más barato” en la que nos negamos a participar. 

NO publiques en redes sociales sobre la ejecución de un proyecto en el que se te ha pedido que seas tanto el diseñador como el proveedor, porque cuando veo el resultado, al igual que les pasa a otros diseñadores de iluminación, nos reímos de tu falta de conocimientos de diseño de iluminación, de ejecución e incluso de los conocimientos más básicos.

Y en resumen, NO te coloques en la misma onda, o frase, o liga que mi estudio o cualquier otro estudio de diseño, como prueba de lo que crees que eres capaz de hacer.

Si aún no te has planteado ningún propósito para 2020, ¿por qué no intentas este?:

“Voy a tener un poco de respeto por la profesión de diseñador de iluminación”.

Artículo original:

https://www.linkedin.com/pulse/2020-slow-decline-independent-lighting-design-dugawalla-moeller/

[box]

Sakina Dugawalla-Moeller

Light-Func

Founder&Design Director 

UAE Women In Lighting Ambassador

[/box]

1 comentario en «2020: El lento declive del diseño de iluminación independiente»

  1. Estoy totalmente en la misma linea de pensamiento que Sakina Dugawalla. Y me uno al reclamo en contra de vendedores disfrazados de Diseñadores, pues no lo son.

    Responder

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo