Armando Rodríguez: Entre la experimentación, luz y programación

Además de ingeniero y músico, ha incursionado en la iluminación de distintas maneras.

La industria de la iluminación permite que se involucren profesiones de diversas ramas, ya que en ella convergen arquitectura, ingeniería, física, artes e incluso programación. Uno de los involucrados en ésta área es José Armando Rodríguez, un curioso de la luz, ingeniero en sistemas por la UNAM y estudiante de una especialidad en iluminación, con quien tuvimos la oportunidad de platicar.

En la actualidad forma parte de Cocolab, cuenta con su estudio Twoeyes y además colabora como independiente con un antiguo equipo de trabajo en Siete Media, con quienes ha desarrollado piezas para museos y destaca que algunos recintos se renovaron a causa de la pandemia, pero la apertura se ha prolongado y espera que pronto puedan a darse a conocer todos estos proyectos.

Armando tuvo una formación enfocada en la programación, pero siempre consideró complementarlo con otras disciplinas. “Hice otra carrera de música en el INBA como pianista. Al momento de elegir la universidad me incliné por la ingeniería pensando en integrar otras cosas, no solo programar”.

Mantarraya. Imagen creada a partir de Processing por José Armando Rodríguez

La experimentación le ha permitido involucrarse con la industria de la iluminación, pues cuenta que en la etapa universitaria comenzó a desarrollar piezas digitales y audiovisuales, incluso participar como VJ y de ahí nació el interés por lo visual (Videojockey o VJ, es un termino utilizado para referirse a creadores que generan sesiones visuales mezclando en tiempo real loops de video con música u otro tipo de acción).

Durante un tiempo se dedicó a realizar este tipo de experiencias de manera independiente, posteriormente trabajaría en Siete Media, donde trabajó en proyectos museográficos, específicamente en señalética digital y algunas activaciones de marca.

Armando Rodríguez cuenta que mientras desarrollaba proyectos en su trabajo continuaba con la experimentación y creación de prototipos. “Comencé a hacer cosas experimentales, pensar en la combinación con sensores, hacer algo distinto a lo convencional. Ahí empecé a trabajar con luces porque se me ocurría poner un láser o algún tipo de iluminación, a veces hacía prototipos en video, alguien lo veía, le parecía buena idea e intentábamos utilizarlo en algún proyecto”.

Desde hace algunos años colabora en CocoLab, un grupo de especialistas dedicado a crear experiencias multimedia, donde su labor consiste en hacer programación multimedia muy específica, es decir, escuchar la propuesta de diseño y proponer lo que ésta requiere para ser ejecutada a nivel de programación.

Si bien la parte creativa es fundamental y no le resta importancia, Armando menciona que en la práctica la parte matemática y de programación representa un 70% y el otro 30% recae en el aspecto creativo. Además, destaca que su trabajo con la luz le permite colaborar con arquitectos, ilustradores, programadores, escritores, entre otros, debido a que los grupos de trabajo son multidisciplinarios.

“Para mí es importante no solo quedarme con la parte de la programación, trabajar con la luz te hace sentir la necesidad de diseñar o de crear, por eso comencé mi propio estudio, Two Eyes, enfocado en iluminación interactiva, buscamos intervenir espacios y crear piezas con luz que interactúen con las personas. De esta manera puedo complementar ambas partes que en la iluminación son importantes, lo técnico y lo creativo”.

       

Durante la conversación, José Armando menciona lo que para él es la luz y cómo interactúa con nosotros.

“La luz es un elemento que te sitúa en un espacio, te puede contar una historia, contiene una narrativa, te puede transportar y transforma un lugar. Y además interactuamos con ella.

Pensemos que la forma de interacción más básica es con un objeto. Otro nivel de mayor complejidad es un libro que te permite obtener información. Pero la forma más compleja de interactuar es entre dos personas, las emociones que entre ellas se pueden generar. Esto no lo podemos replicar con la luz, pero la interacción sí puede comunicar, transmitirte algo y detonar emociones, entonces también es un medio de comunicación”.

Tanto en proyectos arquitectónicos, como en cualquiera de otra índole, cada elemento lumínico debe tener una intención y transmitir algo.

Sin duda la experimentación es una de las partes más importantes durante su proceso y considera que el complemento académico no solo es para obtener conocimientos técnicos, si no para experimentar y ver qué otras posibilidades existen.

José Armando se hace muchas preguntas cuando desarrolla proyectos ¿Qué pasa si en esa experiencia se incluyen sonidos, olores, sabores? Y enfatiza que es necesario complementar con otros elementos, no solo se trata de la luz porque al llegar a un lugar no está iluminado solo porque sí, hay experiencias que deben complementarse.

       

Su trabajo con la luz desde el aspecto técnico y creativo le permite tener un proceso en el que considera ambos aspectos. “Todo surge de una imagen, un concepto. A partir de eso trabajo con una idea, pero siempre tomando en cuenta el desarrollo técnico. Me parece importante ejecutar las ideas, aunque sea a pequeña escala o nivel maqueta porque te permite saber si va a funcionar y da oportunidad de que alguien lo vea y se atreva a implementar este tipo de experiencias en otros proyectos”.

A lo antes mencionado suma una parte importante y lo coloca al centro de todo, la investigación. Por ejemplo, una instalación que reacciona ante los movimientos de una persona tiene detrás una investigación del porqué va a suceder eso. Saber eso permite empezar a generar visualizaciones y después viene el desarrollo de software, en caso de que sea necesario. Ambas partes deben respaldarse por una investigación.

“A veces la tecnología no existe y pasas meses desarrollando cómo va a funcionar la experiencia que alguien diseñó. Puede ser porque no hay un sensor capaz de detectar tal como se pensó, o por el algoritmo o software”.

Y tu, ¿Qué opinas?

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo