Arquitectura al compás de la luz

Espacio, luz y orden. Ésas son las cosas que los hombres necesitan apenas tanto como necesitan el pan o un lugar donde dormir. Le Corbusier

En un proyecto arquitectónico comúnmente intervienen especialistas de diversas áreas, de las cuales el arquitecto diseñador se apoya para la toma de decisiones que salvaguardan el concepto de diseño y responden satisfactoriamente en su función. Aquí vemos el baile entre forma y función que tanto se ha debatido por décadas. Personalmente me parece fascinante que el objeto arquitectónico vincule esos dos mundos, que en apariencia están desarticulados.

Uno de los especialistas que interviene en esta danza es el especialista de iluminación, y es que la luz es un factor esencial para visualizar lo que nos rodea en nuestro día a día. Pero más allá de permitirnos ver el entorno, la luz tiene la característica de modificar drásticamente nuestra percepción de los espacios, por poner un ejemplo, no es lo mismo después de un día agotador entrar a una habitación bellamente decorada e iluminada con un foco simple, que entrar a esa misma habitación con una luz cálida y tenue que sin darnos cuenta esta contribuyendo al comienzo de nuestra relajación y descanso.

Sin duda, en los detalles está la diferencia y es algo que el arquitecto y el especialista en iluminación conocen y que por lo tanto, puede usar a favor del diseño y el máximo confort del usuario.

Incluso se ha demostrado en diferentes estudios que es posible modificar la percepción de felicidad y de salud en los usuarios a través del espacio que habitan, de esa forma nosotros construimos los espacios y a su vez el espacio nos construye en un intercambio de información, en el que la luz juega un papel clave.

        

Así pues, la luz, tanto natural como artificial cumple con un principio funcional y estético que enriquece y resalta la intención de diseño, pero además tiene la capacidad de modificar el estado de ánimo y percepción de los usuarios, por eso lejos de ser algo aislado que se suma en etapas posteriores del proyecto como un mero requisito, el considerarlo desde etapas tempranas, de la mano del especialista logra que esa danza se genere en perfecta sincronicidad, fusionándose y funcionando como un solo elemento que se comunica y dialoga positivamente con el usuario.

       

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo