Más allá del Greenwash, cómo ser congruente con el medio ambiente y el usuario

Cubrir estas necesidades va más allá de una tendencia, es parte de una responsabilidad como empresa.

El enfoque actual de la iluminación va dirigido a cuidar que la luz sea un agente saludable dentro de la dinámica diaria de los usuarios tanto en la dimensión visual como en la no visual, y al mismo tiempo que esta función no interfiera como un factor negativo en el consumo energético o en la denominada huella de carbono.

Una de las empresas que ha buscado mantener estas dos premisas como parte de su evolución dentro de la industria es LAMP, que continuamente presentan soluciones que se han adaptado a esta nueva corriente holística y sustentable.

Un primer ejemplo es la opción de usar materiales reciclables en su luminaria downlight Stormbell 80 (ganadora en la edición 2018 de los Product InnovationAwards) que incluye fieltro de poliéster procedente de botellas de plástico, corcho o fibra de cáñamo. Esta línea tiene previsto salir al mercado para septiembre de 2021.

Otro caso que fabricación responsable es el uso de aluminio de extrusión reciclable en más del 31% de sus equipos fabricados como en el caso de la familia de luminarias interiores FIL, Ocult o Lamptub y de exterior como Seti, Bazz, Iron y B-Side.


Por otra parte, atendiendo a las necesidades directas de los usuarios, incluye tecnologías multiespectrales en gran variedad de sus productos. Entre los beneficios directos se encuentran una distribución espectral similar a la de la luz natural, así como una correcta regulación de emisiones de luz azul respecto al momento más adecuado a lo largo del día.

En específico para áreas laborales también han considerado darle énfasis al comfort visual de quienes laboran en espacios interiores, ya que se ha demostrado que al atender correctamente la iluminación en respuesta al ciclo natural circadiano, la productividad y el ambiente de trabajo mejoran significativamente.

LAMP contempla muchas otras alternativas tanto en sus procesos de fabricación, en el diseño de luminarias, así como los servicios que ofrece. Es el caso también de la obtención de EcoVadis, clasificación que considera la calidad en sostenibilidad empresarial o su sistema de Ecodiseño, como parte de la agenda de 2030 sobre Desarrollo Sustentable de la UE. Estas acciones dan cuenta de cómo sus objetivos como empresa van congruentes con lograr una iluminación más amigable con el entorno y al mismo tiempo beneficie a las personas que interactúan con ella.

[box] Imagen destacada: Proyecto de iluminación en el edificio Manuel de Falla, Madrid, España. [/box]

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo