Comparativa entre sistemas de control «fáciles de instalar»

Una iniciativa entre IALD, IES y DOE busca determinar qué tecnología ofrece un mejor desempeño durante su periodo de vida útil para todo tipo de usuarios.

Un sistema de control que garantice la facilidad en la interacción con los usuarios durante toda su vida útil debe cumplir con un vocabulario consistente, instrucciones visuales, fácil configuración para el usuario final, así como algunos parámetros que garanticen la practicidad operativa.

Lo anterior de acuerdo al estudio Next Generation Lighting Systems (NGLS) realizado por U.S. Department of Energy (DOE), Iluminating Engineering Society (IES) e International Association of Lighting Designers (IALD). Dicho estudio estableció lineamientos para evaluar la aplicación de sistemas para control de iluminación.

Durante una primera fase en Julio de 2017, se colocaron 12 sistemas de iluminación en aulas funcionales de The New School en Nueva York, bajo algunos principios, entre los que destaca que los equipos se comercializaran como “productos de fácil instalación y configuración”.

Los sistemas evaluados fueron los siguientes:

Fabricante del sistemaSistema de control
Magnum Energy SolutionsMagnum
PhilipsEasy Sense
Creston ElectronicsZum
Philips LightingSpacewiseDT
RAB LightingRAB LightCloud
CreeSmartcast
Nextek Power SystemsSky Control
EATONWavelinx
LG ElectronicsSensor Connect
Philips LightingSpacewise
Lutron ElectronicsVive
Acuity Brands LightingnLIGHT AIR

Los fabricantes presentaron un sistema que incluía luminarias, controles integrados y equipos complementarios, basados ​​en el diseño de las aulas (que varían de 300 a 650 pies cuadrados), requisitos de rendimiento de iluminación y especificación de control; los cuales se utilizaron sin modificación y fueron instalados por un equipo de contratistas eléctricos en espacios de trabajo similares mediante un proceso convencional de diseño y ejecución.

La instalación se llevó a cabo por equipos de dos personas de distintas ramas profesionales de la iluminación y personal de mantenimiento con experiencia similar en este tipo de sistemas y la evaluación fue divididas en tres etapas en las que se utilizó un cronometro.

  • Instalación de luminarias o kits de reemplazo
  • Instalación y puesta en marcha de los controles
  • Configuración del sistema de control

Cabe mencionar que, además de las pruebas, fueron tomados en cuenta los comentarios emitidos por los instaladores. Sin embargo, los representantes del fabricante no interactuaron con ellos, a pesar de ser invitados a observar el proceso.

El grado de dificultad de los sistemas varió de acuerdo a los componentes y no es sorprendente que los menos complejos fueron más fáciles de instalar. También los catalogados como moderadamente complejos fueron de fácil y rápida instalación; algunos se beneficiarion de los sensores integrados en la luminaria. En otros casos donde fue necesario agregar dispositivos de red de área inalámbrica se hizo en tiempo adicional.

El grado de dificultad de los sistemas varió de acuerdo a los componentes y no es sorprendente que los menos complejos fueron más fáciles de instalar. También los catalogados como moderadamente complejos fueron de fácil y rápida instalación; algunos se beneficiaron de funciones integradas en la luminaria, como los sensores. En otros casos donde fue necesario agregar dispositivos de red de área inalámbrica se hizo en tiempo adicional.

Por su parte, los sistemas más complejos requirieron periodos más largos para la instalación de los componentes; además fue necesario identificar y entender los componentes previamente por parte de los instaladores.

A pesar de que NGLS estableció parámetros para que los sistemas proporcionaran un conjunto de capacidades mínimas, algunos estaban provistos de funciones adicionales, como monitoreo de energía e integración a otros equipos, para lo cual requirieron una computadora. A diferencia de ellos, los sistemas más simples utilizan una aplicación o herramienta portátil para el funcionamiento y configuración, que los instaladores encontraron más fácil de usar.

Otra variante que influyó al momento de evaluar fue el punto de arranque; algunos equipos se encontraban preconfigurados para la operación inmediata, mientras otros requirieron configuración en sitio mediante un dispositivo externo.

Las evaluaciones identificaron una relación clara entre las capacidades del sistema y la facilidad de operación; cuanto mayor era el conjunto de capacidades de control, más complejo era el sistema para operar.

Al realizar una especificación es necesario encontrar el equilibrio entre simplicidad y funcionalidad para cada aplicación. Es importante considerar si estas características adicionales se entenderán claramente para la implementación, o si crearán complejidad, causarán frustración y eventualmente serán desactivadas.

Es importante destacar que actualmente continúan los trabajos enfocados en el mantenimiento, rendimiento y experiencia del usuario, en busca de identificar fallas durante la vida útil del sistema que obstaculizan su adopción.

Además, en 2019, NGLS instaló 14 sistemas de iluminación, también en las aulas de The New School y se evalúan continuamente de la misma forma que los espacios utilizados desde 2017.

Los últimos dos sistemas colocados usan tecnología de malla Bluetooth para conectividad, mientras que la mayoría de las instalaciones anteriores utilizan un protocolo Zigbee o similar y, al igual que los primeros equipos, encontraron problemas durante la instalación, pero hubo avances alentadores en el proceso de programación.

También se han considerado comentarios por parte del personal, los cuales indican que se presentaron inconvenientes en el mantenimiento de las instalaciones. Por ejemplo, el reemplazo de componentes defectuosos o faltantes requieren una secuencia específica para eliminar o agregar nuevos equipos dentro del proyecto, y cualquier desviación de la secuencia puede afectar el funcionamiento general del sistema.

Todos, excepto dos de los sistemas requirieron asistencia de fábrica durante la instalación o configuración. La mayoría de las veces dicho soporte incluía una llamada telefónica para hacer una referencia a un video o una breve explicación, aunque en otras ocasiones las llamadas fueron largas o se necesitaba una intervención en el sitio.

Es importante destacar que el lenguaje también ha sido un desafío tanto en la instalación inicial como en el mantenimiento continuo: los diseñadores, instaladores, fabricantes y aquellos que operan el sistema usan una amplia gama de términos para describir lo mismo. Por ello es necesario utilizar vocabulario consistente; instrucciones visuales basadas en aplicaciones; y la asistencia telefónica fácilmente disponible ayudará a aliviar muchos de estos problemas.

En cuanto a la experiencia del usuario , la diversidad de controles de pared genera frustración a los usuarios que no están familiarizados con la configuración, la lógica y la mecánica de los dispositivos.

Los controles de pared con más botones/funciones (y complejidad) a menudo dejan a los usuarios sin saber qué pueden hacer y cómo activar esas opciones. La evidencia anecdótica sugiere que una vez que los usuarios dominan el encendido/apagado, no pueden profundizar más.

Todos los sistemas se atenuan manualmente, muchos por debajo del 5%, medido en varias ubicaciones, pero algunos exhiben parpadeo determinado visualmente.

Por otra parte, la reconfiguración de las zonas (como podría ser necesario para mantener el rendimiento al cambiar las necesidades espaciales) varía de fácil a moderadamente difícil. La detección de presencia resulta la más problemática. Para la mayoría de sistemas, la función de vacante funcionó bien. Sin embargo, al usar movimientos ligeros de la mano para evaluar el alcance de la cobertura del sensor, varios se apagaron mientras el espacio estaba ocupado.

Si los fabricantes proporcionan patrones de cobertura en su documentación puede ayudar a ubicar de mejor manera los sensores para evitar problemas durante el diseño y la instalación, ya que en varias ocasiones son desactivados debido a la mala operación.

El problema opuesto (luces encendidas en un espacio vacío) también ocurre y genera mayor consumo energético, pero determinar el elemento culpable genera otro inconveniente de mantenimiento, aunque una vez resuelto, los sistemas suelen funcionar como se esperaba.

El equipo de NGLS continúa perfeccionando sus protocolos de medición para evaluar si los sistemas se atenúan automáticamente y qué tan eficientemente lo hacen. Además, las evaluaciones siguen vigentes y algunas adicionales de luz natural están por realizarse. También se instalarán nuevos sistemas para evaluar algunas capacidades mejoradas, como monitoreo de energía, control de múltiples espacios e integración con diferentes tipos de luminarias.

Esta nota fue publicada originalmente el 24 de febrero de 2020 y editada el 8 de junio del mismo año. 

Fuentes:

Connected Lighting, Two Years In

Connected Lighting: Lessons from a Living Lab

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo