Concluye el Día Internacional de la Luz 2021 y su brillo no se extingue

Un día internacional para celebrar la luz, un mes que extendimos el festejo en México.

Entre los mexicanos cualquier pretexto es bueno para seguir el festejo y el Día Internacional de la Luz fue buen ejemplo. A partir del 16 de mayo, arrancó un mes completo de conferencias, exposiciones y reflexiones para celebrar la eterna y a veces incomprendida presencia de la luz en nuestra vida.

El pretexto de la fiesta se justifica con la extensa agenda de ponentes, quienes compartieron su conocimiento, propuestas y preocupaciones a través de su respectiva visión, ya que el evento se convirtió en un espacio de convivencia e intercambio entre  instituciones como la IES México, diversos investigadores de la UNAM, Lux Abyssi, Taller Social en Luz,  ELA Lit Fest, la IALD México, el Museo Morelense de Arte Contemporáneo Juan Soriano y por supuesto, Iluminet, todos alcanzados por la luz. 

Fue así, que el Día Internacional de la Luz en México fue una plataforma para más de 50 eventos divididos en conferencias magistrales,  webinars, conversatorios, exposiciones, mesas redondas, charlas y talleres. 

        

El pasado domingo 20 de junio fue el último día de reunión para poner sobre la mesa un balance de los resultados del mes. Víctor Palacio coordinó las sesiones de conclusión y en el primer grupo se contó con la participación de la doctora Cecilia Guadarrama, Alejando Díaz Infante y Javier Villaseñor. De lo más destacado fue una reflexión sobre cómo influye la luz natural en todos los aspectos de la vida cotidiana.

Luz natural es uno de los elementos primordiales en la arquitectura. La iluminación natural tiene un rol fundamental en la manera en que percibimos los entornos construidos y en cómo los habitamos, proporciona valor estético y simbólico en los espacios arquitectónicos y genera bienestar físico y psicológico en las personas. Cecilia Guadarrama

En la segunda mesa de conclusiones participaron Antonio del Río, Carolina Escobar, Silvia Torres, Alma Orozco Segovia y Hector Solano Lamphar quien comenzó con una serie de puntos para resumir los efectos negativos de la contaminación lumínica:

  • Aumento consumo de energía
  • Alteración de los ecosistemas y la vida silvestre
  • Daños a la salud humana
  • Efectos en la observación astronómica
  • Efectos en el crimen y seguridad


De igual modo, presentó una serie de recomendaciones para minimizar el problema: No se trata de reglas complejas. El proyectista de la iluminación únicamente debe adquirir la costumbre de plantearse 4 sencillas preguntas y darles respuesta en su concepción del alumbrado:

  • ¿Dónde se necesita luz?
  • ¿Cuánta luz se necesita?
  • ¿Qué luz se necesita?
  • ¿Cuándo se necesita?

En cuanto astronomía, la doctora Silvia Torres Castilleja reitera la necesidad de los cielos oscuros para observar los objetos más débiles, alejados y antiguos del espacio, mismos que al ser vistos desde la Tierra, apenas muestran la luz de cuando aún eran jóvenes.

       

También compartió que en México, el avance respecto a la protección de los cielos va en aumento, como lo es en el caso de Baja California o Mexicali con la Ley Estatal de Desarrollo y más reciente, en 2020 el Congreso del Estado de Sonora también lo contempla, así como en enero de 2021 se incluyó el concepto de contaminación lumínica en la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección del Ambiente.

En cuanto a la salud, la doctora Carolina Escobar cierra con el impacto de la luz artificial sobre los seres humanos, ya que se ha demostrado el efecto en el metabolismo o incluso favorecer el crecimiento tumoral y que en experimentos realizados en roedores por la doctora Natali Guerrero Vargas, los resultados refieren a que la luz puede ocasionar conductas similares a la depresión y a la ansiedad.

Para cerrar, la doctora Alma Orozco Segovia cerró sus conclusiones al retomar el efecto negativo de la luz polarizada y cómo afecta en los ciclos biológicos de diversos animales. Igualmente, de cómo aspectos en el diseño de parques y jardines con énfasis en espacios más arbolados puede ayudar a contrarrestar el exceso de luz en las ciudades. Finalmente trajo como reflexión la pintura «Música Solar» de Remedios Varo, portada del libro La Luz. En la naturaleza y en el laboratorio de la doctora Ana María Cetto.

Imagina entrar en un bosque, ver cómo se filtra la luz entre los árboles, no solo imaginarlos como flujos fotónicos sino como una sinfonía de los colores del espectro para crear una relación más ética entre la luz, el hombre y todos los seres vivos.

Un mes de gran aprendizaje y mucha reflexión. Es grato saber que la comunidad en México sigue creciendo para promover la cultura de la luz desde su propio ángulo… desde su propio prisma. Estaremos al pendiente de las actividades que emerjan a partir de todas estas conferencias, porque seguro que no se detendrán, hay grandes trabajos y proyectos en marcha.

En conclusión, el tema de la luz siempre nos acompañará y de forma inevitable, no seremos diferentes a las polillas porque donde haya luz, siempre iremos convocados.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo