Dan Flavin: una perspectiva minimalista con luz fluorescente en el siglo XX

El arte de la luz como generadora de pensamiento.

Untitled (for Federika and Ian), 1984

Por Torrescof

La revolución cultural que surgió entre los años 60 y 70 en Estados Unidos derivó de los acontecimientos políticos y sociales durante la Guerra Fría. Dicho lo anterior, el arte tuvo que replantear estrategias que trabajaran la reflexión estética y política, con materiales alternos a la pintura y la escultura.

       

El artista estadounidense Dan Flavin, utilizó la producción artística como un medio para generar un pensar y no tanto un hacer, mediante un enfoque industrializado en el centro de un espacio arquitectónico. Esto incluyó considerar los límites, los vacíos y el color como elementos clave de su obra.

En este sentido, el interés por generar un pensamiento a través de la materialidad, impulsó al artista a utilizar la luz como medio de expresión y de experimentación estética, externando afectos y emociones en sus piezas sin título.

Sus obras se caracterizaron por las intervenciones que hacía con tubos de luz neón de diversos colores. Fue así como se replanteó la manera en la que el arte había sido concebido anteriormente.

La relevancia de su trabajo consiste en estudiar la perspectiva y la percepción que un espectador tiene dentro de un espacio arquitectónico. Es decir, la ilusión óptica derivada de un análisis en el uso de cuerpos lineales, los cuales iluminan todo el uso del espacio; desde los muros, las esquinas, el techo y el piso, generando en el espectador una experiencia sensorial que potenciaba su percepción visual.

Untitled, 1974

La producción artística de Dan Flavin genera una relación entre los distintos cuerpos que ocupan un espacio, tanto el del espectador como el de sus esculturas de luz. Asimismo, el color es pertinente, ya que influye en la contemplación de sus piezas y del espacio en el que se encuentran situadas. Debido a la relevancia que el color influye en el estado anímico de los humanos.

        

Puedo decir que, las obras del artista, han contribuido al desarrollo de diversas preguntas, problemáticas y cuestionamientos que pretenden responder —o no— las múltiples formas en las que el material en su reducción del soporte, —en su caso, la luz— afecte y redefina un espacio que encierra cuatro paredes. Por lo tanto, la acción que conlleva replantear el diseño de iluminación, permite jugar con la percepción del espectador, generando en su habitar, una experiencia enriquecedora y sensorial .

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo