Del papel a la señalización digital

Esta forma de comunicación tiene diversas aplicaciones que van desde proyectores en los andenes del transporte público, hasta muros cubiertos por pantallas.

Es probable que todos los días encontremos pantallas en espacios públicos, a través de las cuales se emiten mensajes publicitarios o información de interés general. Sin importar las dimensiones o contenido, todas estas «pantallas» pertenecen a la misma categoría, la señalización digital y se define como el uso de contenido multimedia emitido a través de una pantalla (plasma, LED, LCD) o proyectores en espacios públicos.

Se trata de una herramienta para hacer publicidad o difundir información, tal como lo son carteles, folletos, volantes o espectaculares, por mencionar algunos, pero con diferencias en el empleo de tecnología, pues su implementación se conforma de dos partes fundamentales: el hardware y el software.

Cabe mencionar que la señalización digital ha sido utilizada como complemento a las herramientas mencionadas anteriormente, ya que solo en casos específicos ha reemplazado a la publicidad en papel.

En un principio solían utilizarse como elementos complementarios por las noches y, principalmente, en espacios exteriores. Sin embargo, ahora funcionan durante la mayor parte del día y no se limita a espacios externos, pero de acuerdo al tipo de aplicación se definirán las características de los equipos a utilizar.

Para las aplicaciones en exterior las pantallas suelen tener dimensiones mucho mayores que las de interior. Aunque genera diversos comentarios negativos porque no es sencillo medir un retorno de inversión o impacto de la publicidad.

En respuesta a esta situación se han desarrollado sensores para las pantallas que permiten detectar si una persona se encuentra frente a los dispositivos y algunos son capaces de reconocer el género del usuario.

Al poder obtener diversos datos a través de los sensores se pueden lograr mejores resultados, ya que las pantallas pueden cambiar su contenido de acuerdo a la afluencia, edad y género. Aunado a lo anterior, en los equipos será posible proyectar mensajes en tiempo real, lo cual podría ser vital en una situación de emergencia.

        

El sistema de señalización digital se basa en una red de pantallas, mismas que son controladas desde un equipo central que envía el contenido específico para cada dispositivo. Por ejemplo, en un museo, desde la administración se envía a cada sala un archivo distinto para ser reproducido. Pero si fuera necesario indicar que el recinto cerrará sus puertas, también será posible transmitir este mensaje a todos los equipos.

Al requerir una conexión a internet limita su alcance. Sin embargo, algunos ejemplos de señalización digital los podemos encontrar en las carreteras.

Otra de sus ventajas es que, en algunos casos, permite interacción directa con el cliente. Tal es el caso de una tienda comercial que cuenta con beacons (dispositivos bluetooth low energy), a través de ellos podrán indicar a los usuarios la ubicación de las pantallas y ofrecer ofertas de acuerdo a sus gustos.

Un ejemplo a menor escala de la señalización digital puede encontrarse en algunas estaciones del transporte público donde son colocados proyectores a cierta distancia y altura para que emita el contenido sobre un muro. Este podría ser una de las más aplicaciones más sencillas al gestionar los equipos desde un espacio asignado en la misma estación.

Por otra parte, podemos encontrar la señalización digital a mayor escala en vialidades de las ciudades en las cuales se presenta una gran variedad de anuncios en poco tiempo y así permitir un mejor aprovechamiento del espacio publicitario, el cual se traduce en ingresos económicos.

Finalmente, la presentación de mayores dimensiones en la señalización digital son las pantallas gigantes que se observan en las principales avenidas de las ciudades más grandes del mundo. Por ejemplo, Nueva York, Osaka y Tokio.

Es importante mencionar que al ser una “nueva” tendencia existe poca regulación respecto a la señalización digital o «anuncios luminosos» y esto deriva en contaminación lumínica si se utiliza de manera incorrecta o exagerada. Lo cual se opone a la idea de que estas herramientas generan un impacto ambiental positivo al no utilizar papel. Sin embargo, la mala aplicación genera alto consumo energético y afectaciones al medio ambiente nocturno. Para ello, algunas ciudades han trabajado en regulaciones que protegen los cielos oscuros, como sucede en Barcelona.

Cabe destacar que existen más tipos de señalización digital, pues esto depende de la creatividad de los desarrolladores. En este caso no solo serán necesarios conocimientos de diseño, sino un equipo que mezcle la creatividad, programación y publicidad.

Algunos otros ejemplos son los tótems, kiskos y las pantallas diseñadas para espacios específicos, en los que existe mayor presupuesto y, por ende, mejor tecnología.

       

1 comentario en «Del papel a la señalización digital»

  1. Hola amigos de Iluminet. La nueva tendencia de señalización se convirtió en el impulsor de las diferentes industrias. Gracias a esta herramienta digital, los negocios y empresas emiten mensajes publicitarios o difunden información dinámica y en tiempo real, a través de una red de pantallas controladas vía remota, reemplazando la publicidad en papel.

    Saludos del equipo de MediaChannel

    Responder

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo