Diseño biofílico en luminarias, ¿una nueva ruta para la industria?

El uso de materiales como el lino para la fabricación de luminarias, puede contribuir a la reducción de la huella hídrica y de carbono.

Desde hace siglos se han integrado en la arquitectura ornamentos y elementos constructivos que emulan a la naturaleza. Existen ejemplos en columnas, relieves y cubiertas que han dejado clara la necesidad humana de conectar con la naturaleza y la vida. Esta tendencia se presenta de forma constante en diversas culturas y ha dejado huella en grandes palacios, templos y recintos. El característico capitel corintio del Templo de Diana con hojas de acanto o las columnas del Pabellón de Trajano con capiteles florales de loto egipcio son muestra inconfundible de una búsqueda por lograr una mímesis con lo natural.

En el área de diseño la biofilia o amor a la vida se refiere a la búsqueda de la naturaleza como generador esencial de bienestar, una conexión innata que provee tranquilidad, positivismo y felicidad. Esto último ha tomado relevancia mundial y ha permeado el espacio habitable de formas innovadoras.

Espacios con vegetación – Miguel Palacios

En la actualidad se investigan en varias universidades del mundo el uso de nuevos materiales mucho más amables con el medio ambiente. Dicho enfoque pretende ser una ventaja no solo para el contexto sino para el usuario final. Su desarrollo implica una profunda investigación que contemple desde la parte técnica hasta la parte estética. Un trabajo bien coordinado que representa el esfuerzo de varias disciplinas actuando en absoluta sincronía.

Como ejemplo de lo anterior se encuentra la luminaria Light Shed Linen que integra, como su nombre lo indica, el uso de Lino, un material con interesantes características y de gran belleza que busca enaltecer el interior y el exterior de las habitaciones.

No es coincidencia que se haya elegido esta planta para el diseño de la luminaria de la marca iGuzzini. Se cultiva en gran cantidad de climas y absorbe CO2 a lo largo de todo su crecimiento, requiere solo de agua de lluvia y no necesita riego artificial. Presenta características adecuadas de resistencia y no requiere de pesticidas ni fertilizantes. Esto permite preservar el terreno y el agua del subsuelo. Su ligereza facilita su transportación y en consecuencia reduce el uso de combustibles contaminantes.

En resumen, contribuye en gran medida a la disminución de la huella de carbono y la huella hídrica. Una búsqueda constante por mejorar el modo en el que se conciben los productos y componentes de uso cotidiano. Estas nuevas formas de entender la investigación y la elaboración de soluciones sostenibles permiten abrir el panorama convencional y buscar recursos en fuentes naturales que no han sido exploradas en el campo de la iluminación.

Desarrollar cualquier idea implica la participación de varios actores que articulen desde su trinchera soluciones técnicas de gran calidad. Para la fabricación de la Light Shed Linen resultó destacable la participación de la ChIP (Chemistry Interdisciplinary Project) de la Universidad de Camerino (MC, Italia) y el MARLIC (the Marches Applied Research Laboratory for Innovative Composites). El resultado fue la creación de un material de base biológica a partir de una matriz polimérica natural (NFPP).

Los productos con enfoque biofílico deben competir en calidad y eficiencia y sobresalir en un mercado dominado en gran medida por materiales convencionales. De entre las características de la luminaria Light Shed Linen se encuentra un sensor integrado que activa la luz artificial solo cuando es necesario reemplazar a la luz natural. Esta cuenta con un nivel de eficiencia de hasta 136 lm/W. Las funciones automáticas, activadas por sensores inalámbricos o cableados como Organic Response, BLE o DALI-2, se pueden controlar por voz, teléfonos inteligentes o botones. Esto genera una reducción de consumo de hasta el 90%.

La iluminación con temperatura de color variable va de 2700K a 6500K, equilibra la luminancia en diferentes planos y ayuda a lograr niveles óptimos de iluminación semicilíndrica horizontal y vertical. Está diseñada para integrar un altavoz, una cámara o un sensor ambiental. Light Shed Linen reduce el impacto ambiental al usar materiales naturales, renovables y ligeros. Es el primer producto de iluminación profesional fabricado en lino, una aportación que permite ganar terreno de forma contundente al uso de materiales contaminantes tradicionales.

Light Shed Linen de iGuzzini

FUENTES

Qué es el diseño BIOFÍLICO (y por qué es tan IMPORTANTE)
Light Shed Linen

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo