Eficiencia, durabilidad y seguridad en las costas de Nigrán, Galicia, con ATP Iluminación

Para hacer frente a las duras condiciones del entorno, se ha requerido un alumbrado resistente a la corrosión y al vandalismo, inmune a las sobretensiones, y totalmente hermético.

Con información de ATP Iluminación

ATP iluminación, especialista en alumbrado en zonas litorales, presenta otro proyecto exitoso de iluminación costera, esta vez en el municipio de Nigrán, Galicia. En la intervención se reemplazaron los antiguos faroles de descarga VSAP con modelos de estética clásica Siglo XLA LED, equipados con Difusor Confort® para reducir el deslumbramiento.

Las luminarias ATP son inmunes a la corrosión y no necesitan mantenimiento incluso en las condiciones más duras, como los entornos marítimos.

Como es habitual con ATP, la renovación se llevó a cabo con los niveles lumínicos precisos para garantizar la seguridad sin sobreiluminar, utilizando ópticas personalizadas que dirigen la luz solo a donde es necesaria. Esto, sumado a la alta eficiencia del LED, ha permitido superar el 70 % de ahorro energético con respecto al alumbrado anterior de descarga. Igualmente, se ha optado por una temperatura de color cálida, agradable al ojo, y con un porcentaje moderado de azules en su radiancia espectral.

Características únicas para entornos desafiantes

La resistencia a la corrosión ha sido clave en este proyecto. Las luminarias ATP, fabricadas con polímeros técnicos de ingeniería, cuentan con una garantía integral de 10 años, incluso en condiciones extremas de humedad, temperatura y salinidad. Esta característica contribuye significativamente al ahorro en costos de mantenimiento, especialmente en entornos costeros, proporcionando una ventaja competitiva frente a otras propuestas.

Otra característica fundamental para el proyecto es el grado de estanqueidad total IP66+ de las luminarias, lo que significa que toda la envolvente es hermética, y no sólo el conjunto óptico, como es habitual en el sector. Este sellado total, creado por una junta de estanqueidad continua, diferencia el IP66+ de ATP del IP66 convencional, y evita que penetren insectos, polvo, suciedad, humedad o salitre en el difusor. Esto mantiene el rendimiento de la luminaria inalterable y ahorra costes de mantenimiento a lo largo de los años.

Asimismo, en un clima donde las tormentas no son infrecuentes, la inmunidad a las sobretensiones del alumbrado ATP ha aportado una ventaja decisiva. Al ser Clase II por naturaleza y no necesitar toma de tierra, que es el principal camino de entrada de las descargas atmosféricas, las luminarias ATP quedan complemente aisladas de esta amenaza.

El nuevo alumbrado ATP está protegido contra las sobretensiones gracias a sus materiales poliméricos y una arquitectura interna robusta.

Por otra parte, a diferencia de otras luminarias Clase II metálicas, las luminarias poliméricas ATP tampoco se ven afectadas por las sobretensiones causadas por descargas electrostáticas. En las luminarias metálicas, la envolvente se carga paulatinamente por la fricción del aire, y la corriente busca el camino de menor resistencia para propagarse, que es a través del metal y hacia el interior de la luminaria, lo cual resulta en la avería de los drivers. Con el producto ATP, esta situación no puede darse, ya que la envolvente está fabricada en polímeros de ingeniería aislantes cuya rigidez dieléctrica es superior a 22 000 voltios.

Finalmente, el nuevo alumbrado resuelve también el desafío del vandalismo, que supone un coste fijo en muchos municipios. Las luminarias instaladas cuentan con una resistencia mecánica IK10+, lo que significa que superan pruebas de impacto de más de 50 julios (más del doble de lo establecido por la norma internacional IEC 62262 para obtener el grado máximo de resistencia establecido, IK10, que se logra con 20 julios).

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo