¿Es necesario actualizar las normas actuales de iluminación vial?

El porcentaje de población mundial mayor de 60 años irá aumentando gradualmente. ¿Qué implicaciones tendrá en las futuras directrices de iluminación vial?

Las proyecciones mundiales indican que las personas mayores de 60 años representarán el 17% de la población mundial en 2030, lo que revela la posible necesidad de modificar las actuales directrices de iluminación vial que están basadas en datos de adultos (en torno a los 23 años).

       

En la investigación «Road Marking Contrast Threshold for the Elderly and the Impact of Glare» se estudió la visibilidad de los señalamientos viales por parte de los conductores de edad avanzada en distintas condiciones de iluminación. Participaron 18 personas (de 63 a 79 años) que vieron escenas de carretera en un monitor en distintas condiciones. Se hicieron variaciones a la luminancia de la superficie de la carretera y el tamaño de la señalización (flecha), así como la presencia de una fuente de deslumbramiento que imitaba los faros de un coche.

Los resultados demostraron que:

        
  • Los adultos mayores tienen umbrales de diferencia de luminancia más elevados que los adultos jóvenes, lo que significa que necesitan un mayor contraste entre los señalamientos viales y la superficie de la carretera para ser visibles.
  • El resplandor de las luminarias aumenta aún más los umbrales de diferencia de luminancia, lo que dificulta la visibilidad de los señalamientos viales para los conductores de edad avanzada.
  • El efecto del deslumbramiento es más pronunciado cuando la superficie luminosa de la carretera y las flechas son menores.

Los autores sugieren que las normas actuales de iluminación vial, diseñadas para una población más joven, podrían no ser suficientes para garantizar una visibilidad óptima a los conductores de edad avanzada. Recomiendan incorporar factores relacionados con la edad, y el deslumbramiento en la visibilidad en las futuras directrices de iluminación.

Las limitaciones del estudio incluyen el uso de un monitor en lugar de un escenario de conducción real y el tamaño relativamente pequeño de la muestra. Este estudio sienta las bases para futuras investigaciones donde se podrían explorar estos factores en un entorno real y con un grupo mayor de participantes para lograr un diseño incluyente y actualizado en las necesidades de los usuarios.

Fuentes:

Road Marking Contrast Threshold for the Elderly and the Impact of Glare

1 comentario en «¿Es necesario actualizar las normas actuales de iluminación vial?»

  1. Excelente tema. La visibilidad en carreteras puede verse también afectada por la temperatura de color, ya sea luz amarilla (cálida) o luz blanca (fría).

    Por ejemplo: La Luz Amarilla (Cálida) – 2700-3000K

    Reduce el Deslumbramiento, debido a que tiene una menor tendencia a deslumbrar a los conductores en comparación con la luz blanca. Esto se debe a su longitud de onda más larga, que es menos dispersada por el aire y las partículas en suspensión.

    En los casos de Niebla y Lluvia la luz cálida es más eficaz porque al dispersarse menos mejora la visibilidad.

    Mejora el confort Visual ya que es más suave para los ojos y puede causar menos fatiga visual durante largos periodos de conducción. Para viajes largos, la luz amarilla puede reducir la fatiga visual y mejorar el confort del conductor.

    En el caso de la Luz Blanca o fría

    Con ella se logra mayor detalle. Por supuesto con IRC mayores a 80.
    La luz fría de este modo puede ofrecer una mejor reproducción del color lo que ayuda a los conductores a distinguir detalles y colores de las señales de tráfico y los objetos en la carretera.

    La luz blanca también proporciona una mejor visibilidad a Largo alcance en condiciones claras y secas, lo que puede ser beneficioso en carreteras bien iluminadas y condiciones óptimas.

    Otra de las ventajas es que crea un mayor contraste entre los objetos y el entorno, lo que ayuda a los conductores a detectar peligros potenciales más rápidamente.

    Considerando lo anterior, en condiciones de niebla, lluvia intensa o nevada, la luz amarilla suele ser la mejor opción, de hecho es por ello que antes del LED, la iluminación vial se realizaba con lamparas de Sodio. En su momento por mayor vida util, y por su luz cálida.

    Dependiendo del tipo de carretera por ejemplo en áreas urbanas con buena infraestructura y carreteras bien mantenidas, la luz blanca con IRC mayor de 80 puede ser más adecuada debido a su capacidad de reproducción del color, y que el blanco les da a las personas una sensación de seguridad.

    En resumen, la elección de la temperatura de color y el IRC dependerá en gran medida de las condiciones específicas de la carretera y las preferencias de los conductores.

    Mientras que la luz amarilla puede ofrecer ventajas en términos de confort y visibilidad en condiciones adversas, la luz blanca proporciona una mejor claridad y reproducción del color en condiciones óptimas.

    Responder

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo