En busca de la esencia de Luis Barragán a través de la luz

Equipos conformados por arquitectos y diseñadores realizaron cinco instalaciones efímeras haciendo uso de iluminación artificial en un espacio poco conocido del arquitecto mexicano.

La luz natural es un elemento fundamental en la obra de Luis Barragán, a través de ella el arquitecto creó ambientes que se transforman con el paso del tiempo. Escenarios que siguen moviendo las emociones de aquellos que visitan sus obras.

La Casa Ortega es testimonio de la pasión del arquitecto mexicano hacia los jardines y a casi 80 años de su construcción fueron invitados cinco equipos de arquitectos y despachos de iluminación para realizar intervenciones efímeras en las que se reflejaran -quizá una reinterpretación- de algunos de los conceptos que dan vida a la arquitectura emocional, pero en esta ocasión el elemento principal sería la luz artificial.

Vivir a Barragán es vivir luz y sombra

La exhibición comienza en el Jardín de la Virgen con la pieza Vivir a Barragán es vivir luz y sombra de TONAL Taller de Arquitectura y Jorge Hernández de la Garza.

Tras recorrer un pasillo rodeado de vegetación en un extremo y la construcción al otro, la pieza recibe a los visitantes y los guía hacia el centro del espacio para contemplar elementos que son develados por la luz gracias a la secuencia de programación, realizada por el arquitecto Carlos Vázquez del equipo de Lutron Electronics.

Por su parte, el ingeniero Rubén Urquijo, Director Comercial de Lutron Electronics, junto con Americ, Argos, GENERAC, Quintana INGENIERIA, MT INGENIERIA, implementaron el sistema eléctrico, plantas de energía y conexiones en toda la exposición. Ya que no era posible utilizar el sistema de energía de la Casa Ortega.

La secuencia de operaciones dura cuatro minutos y está conformada por 27 luminarias Ketra que inician con tonos amarillos en uno de los costados -representación de los colores del cielo al amanecer- y posteriormente la iluminación se dirige hacia la vegetación, pues para Barragán representaba una conexión con la naturaleza y por ello también debe ser diseñada.

Mur Mur

El recorrido continúa en el Jardín de Tierra Colorada con la intervención Mur Mur de artec3 y es un gesto directo a los grandes muros y colores utilizados por Barragán. Para ello se implementaron tres grandes volúmenes iluminadosde manera homogénea por más de 10 luminarias Ketra en tonos rosa, azul y amarillo.

Para desarrollar las piezas se eligió una paleta de colores utilizada en obras de Luis Barragán como Casa Gilardi y su propia Casa Estudio.

La intervención de artec3 busca capturar la esencia de Barragán y coexiste con la topografía del sitio, la naturaleza del jardín.

Iluminando la Casa-Jardín Ortega de Luis Barragán es posible gracias a Lutron Electronics y LIGA Espacio para arquitectura, en colaboración con Americ, Argos, GENERAC, Quintana INGENIERIA, MT INGENIERIA.

Cuenta con una superficie de 2,500 metros cuadrados que pueden visitarse hasta el 20 de noviembre. Los boletos están disponibles en el siguiente enlace. Los fondos recaudados serán destinados al mantenimiento de la casa.

Las intervenciones fueron realizadas por:

Brenda Castillo, Oriana Romero y Cristina Escofet de TONAL Taller y el arquitecto Jorge Hernández de la Garza|Vivir a Barragán es vivir luz y sombra
artec3|Mur Mur
Yuri Zagorin de Taller ZD+A y Luca Salas|La presencia del vacío
Alonso De Garay de Taller ADG y Paola José de S.O.M.B.R.A.|El cobijo de los muros
Luz en Arquitectura|Vida a partir de la luz

Programación: Arquitecto Carlos Vázquez
Sistema eléctrico: Ing. Rubén Urquijo, director comercial de Lutron Electronics, junto con Americ, Argos, GENERAC, Quintana INGENIERIA, MT INGENIERIA

Sistema de control utilizado: Athena

Luminarias Ketra utilizadas:

A-20
S-30 Angulo 90
S-30 Angulo 60
S-30 Angulo 25
S-30 Angulo 15

La presencia del vacío

La tercera instalación se aloja en el Patio del Perol y fue diseñada por Taller ZD+A y Luca Salas, quienes al visitar el espacio notaron la relevancia de un elemento, el ventanal, donde los vacíos permiten que la luz natural ingrese al interior.

Fue así como plantearon una gran caja escala 1:1 que replica el patrón de la herrería del ventanal situado justo al frente. Al interior de la caja se colocaron 12 luminarias Ketra, de manera que la secuencia de programación simula el comportamiento de la luz natural desde el amanecer hasta el atardecer.

En el resto de las intervenciones la secuencia tiene una duración de 3 a 5 minutos, mientras que en esta pieza dura 20 minutos y convierte al ventanal en un escenario en movimiento.

La busqueda de un dialogo con el entorno por medio de secuencias que se relacionan con el transcurso del dia y las calidades de la luz natural, direccion, intensidad y temperatura. Estas caracteristicas de la luz combinadas en una programacion por medio de ketra en esta instalacion permiten investigar las multiples posibilidades de la influencia de la luz artificial en un espacio, abriendo un panorama sobre los habitos del espacio y procesos de diseño

Luca Salas

El cobijo de los muros

El Jardín Hundido alberga la cuarta pieza de la exposición propuesta de Taller ADG y S.O.M.B.R.A; en ella geometrizaron algunos espacios de la arquitectura de Barragán, y buscan propiciar un espacio contemplativo y una experiencia sensorial.

Las luminarias Ketra proyectan su luz en humo, elemento que se mueve con el viento y desaparece al llegar a las copas de los árboles, donde también se proyectan colores tomados de la Cuadra San Cristobal y Casa Gilardi, y hacen que el usuario vuelva la mirada hacia arriba -en lo que puede ser, según Barragán, una ventana al cielo-.

La tecnología de Ketra permitió tomar cada tono a partir de imágenes y reproducirlo en las luminarias por medio de Lighting Designer app.

La programación permite crear varias geometrías al encender distintos tramos de los muros en diferentes momentos. La pieza captura el espacio efímero y crea formas a partir de dos elementos intangibles: humo y luz.

Vida a partir de la luz

Para cerrar el recorrido, en el punto más lejano de la casa llamado el Jardín de los Ciruelos se ubica la instalación Vida a partir de la luz, creada por Luz en Arquitectura.

Antes de realizar su intervención, el equipo se cuestionó cómo era el espacio cuando fue habitado por Luis Barragán.

Años atrás, esa zona albergaba minas y un acceso a la casa junto a una fuente. En ocasiones el agua se desbordaba y creaba un espejo donde podían verse las copas de los árboles. Fue a partir de estas ideas diseñaron una pieza que integra efectos de sonido y otros elementos que, en compañía de la luz, simulan el fluir del agua.

La secuencia conformada por siete luminarias Ketra cambia para crear distintos escenarios y pasa de momentos en completa oscuridad a un encendido total. Adicionalmente se colocó iluminación para destacar las copas de los árboles y recrear el ambiente que alguna vez vivió Barragán, sin dejar de lado las esculturas que resaltan gracias a la luz.

La creatividad de los equipos y la flexibilidad de las luminarias Ketra permitieron que en cada una de las piezas se plasmaran distintas interpretaciones de la obra de Luis Barragán y durante todo el recorrido se hacen presentes elementos característicos de su arquitectura.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo