Exposición color: el conocimiento de lo invisible en Universum

iluminet es posible gracias al apoyo de

Una experiencia interactiva que conjuga el arte, la ciencia y las emociones

Por: Torrescof y Pau Marín

Comenzamos el mes de febrero con nuestra visita a la exposición «Color: El conocimiento de lo invisible» en Universum. Al entrar al museo nos indicaron claramente por donde entrar a la exhibición. Sin embargo, en ese momento toda nuestra atención se fue al esqueleto flotante de ballena azul ubicada en el vestíbulo. No importa el tiempo que haya pasado, o la edad que se tenga, esa vista siempre impresiona.

Por desgracia, no pudimos recordar con certeza el camino. Estábamos por preguntar pero una silenciosa pared llena de luces de colores con la palabra «COLOR» nos indicó el obvio camino.

  • .
  • .
  • Al ingresar a la primera sala un espectroscopio de 1900 nos dio la bienvenida. La ficha fue muy clara, este objeto estudia las propiedades y la interacción de la luz. Segundos más tarde, una chica se acercó para preguntarnos si queríamos conocer un poco más y aceptamos. Nos comentó sobre los aportes de Newton, como el descubrimiento de la descomposición de la luz blanca en diferentes colores; el uso de prismas para estudiar la capacidad de refracción, reflexión y dispersión de la luz, y la portada de The Dark Side of the Moon, por supuesto, de Pink Floyd.

    Después de la charla teórica nos invitó a pasar a una mesa con objetos interactivos donde nuestro niño interior solo quería agarrar los prismas y jugar con ellos, pero nuestro adulto le dio un manazo y decidimos escuchar con atención.
    Nos mostró de manera experimental cómo funcionaba el «disco de Newton» un círculo pintado de rojo, naranja, amarillo, verde, cian, azul y violeta que al girarlo cual trompo se hacía blanco; el uso de «lentes convergentes» para observar la desviación del la luz; el cubo dicroico para mostrar como se refracta y mi favorito personal, unas láminas de acrílico de colores para conocer las distintas longitudes de onda de la luz, donde la roja (620-780 nm) es más «grave» que por ejemplo la luz violeta (380-450nm).

    Hemos escrito muchos artículos sobre óptica y física de la luz, son conceptos que ya conocemos, pero es muy diferente saber que el rojo tiene la mayor longitud de onda del espectro visible a «tomar» con las manos el color rojo, hacerlo interactuar con un rayo de luz y experimentar en vivo (y a todo color) cómo el dato se manifiesta en fenómeno.

    Continuamos a la siguiente sala donde nos mostraban un extenso recorrido por la historia la teoría y los sistemas de color con manuscritos en acuarela de autores como Runge, Kuppers, Munsell (de quien ya hemos hablado en ¿En qué consiste el sistema de color de Munsell y por qué es importante en la iluminación?) o Goethe. Este último con unas interesantes hipótesis sobre la psicología de la percepción.

  • .
  • .
  • Monet

    Ahora bien, a lo largo del tiempo, diversos artistas han utilizado al color como herramienta para la investigación estética, con relación a las múltiples subjetividades que las percepciones humanas tienen con su propio entorno. Las afecciones generadas por el color llevaron del impresionismo al suprematismo ruso a dialogar con las formas y las técnicas de distintas maneras.

    Kazimir Malevich

    Sin embargo, el color no existe como tal, puesto que es la impresión causada por la luz en los órganos visuales, y no será interpretado de manera similar por cada ojo humano y no-humano. Lo cual hace que cada experiencia sensorial sea única, entendiendo al color como una emoción.

    En esta ocasión, el recorrido de la exposición contó con 7 salas interactivas que involucraron al espectador en cada momento, permitiéndole manipular con sus propias manos los artefactos que visibilizan los colores reflejados a través de la luz. Cada tonalidad de la gama cromática conlleva un significado que socioculturalmente se le ha otorgado, dependiendo de la época y el espacio geográfico al que se remita.

    Durante el trayecto nos encontramos con una sala azul, en donde se presentó la historia detrás de dicho color, ilustrada con pinturas, pigmentos, libros y fotografías. Desde tiempo atrás, la obtención de los pigmentos ha regido aspectos económicos en cuanto al uso de ciertas tonalidades. Tal como el azul ultramar durante el Renacimiento, cuya extracción extremadamente costosa era a partir del lapislázuli, y sólo se utilizaba en ocasiones excepcionales.

    Las demás salas exhibieron el uso que se le ha dado a los colores a lo largo de la historia de la humanidad occidental, desde vestidos en color malva tornasolado que involucra la combinación del rosa con el azul; los cineastas y sus decisiones por utilizar ciertos colores en sus imágenes que desarrollan múltiples sensaciones en los espectadores; la industria de la música, la fotografía y la tecnología. Es decir, el uso otorgado a cada color influirá individualmente en las emociones percibidas por los seres humanos, dependiendo de su contexto y sobre todo, hacia qué publico va dirigido.

    En lo personal, podemos decir que la experiencia que brinda la exposición es atractiva para todas las edades, puesto que, todo lo que nuestros ojos perciben al entrar en contacto con los demás cuerpos está lleno de intensidades, formas y colores que despiertan sensaciones placenteras, y otras que probablemente activen desencuentros, pero que rectifican la vivacidad de las emociones humanas en el entorno en el que nos encontramos.

    Exposición: Color, el conocimiento de lo invisible.
    Locación: Universum Museo de las Ciencias, Circuito Cultural de la Ciudad Universitaria, UNAM.
    Fechas: 08 de diciembre de 2022 al 30 de abril de 2023.
    Horarios: De miércoles a domingo, de 10:00 a 17:00 hrs.
    Costo: Entrada general $90. Estudiantes, niños, maestros, miembros del INAPAM, trabajadores y exalumnos UNAM con credencial vigente: $80. Niños menores de 2 años no pagan boleto.
    

    Deja un comentario