Fête des Lumières 2020 y su viaje al siglo XVII

A 4 centurias de diferencia, el contexto actual llevó a los ciudadanos de Lyon a retomar las tradiciones originales del festival.

Desde 1992 la temporada decembrina daba inicio en la ciudad de Lyon con un gran espectáculo de luces. Cada año los visitantes se acostumbraron a observar la basílica de Fourvière o la Place des Terreaux cubierta de luces y colores con temáticas que iban desde aspectos culturales, preocupaciones ambientales o situaciones sociopolíticas. Sin duda por muchos años fue un evento que se esperaba con anticipación y expectativa.

[box] Con un formato más íntimo y solemne, la actividad principal podrá seguirse de forma virtual el 8 de diciembre [/box]

Por desgracia, como todos sabemos (y el tiempo no lo permitirá olvidar) este año fue de cancelaciones y confinamiento debido al riesgo de contraer una enfermedad. Lo curioso en este contexto es que justo fue esa misma problemática el origen del festival hace mucho tiempo atrás.

       

En 1643 la ciudad de Lyon fue azotada por una peste y al ser una comunidad muy arraigada a la religión, el 8 de septiembre de aquel año los concejales municipales prometieron pagar tributo cada año a la virgen María si se salvaba la ciudad de dicha plaga, así como encender una serie de velas en el dintel de puertas y ventanas a manera de agradecimiento.

Con el paso del tiempo, la fecha fue modificada a finales de año debido al desbordamiento del río Saona en septiembre de 1852, fecha en la que se tenía programada la inauguración de una estatua a la Virgen María del escultor Joseph-Hugues Fabisch junto a la Basílica de Fourvière.

Ciertamente la tradición de encender velas al exterior de los hogares nunca dejó de realizarse, aunque fue opacada por las impresionantes instalaciones lumínicas del Fête des Lumières que brillaban por todas las calles de la ciudad. No obstante, este año se invitó nuevamente a retomar esa actividad como símbolo de solidaridad. Otra dinámica para este 2020 será la creación de un enorme fresco compuesto por 20.000 velas para rendir homenaje al personal de enfermería y a los implicados en la crisis sanitaria.

Más allá de todo lo negativo que diariamente se escucha, hay una importante reflexión entre líneas que es fácil de olvidar pero de tenerla presente, es una oportunidad para sobrellevar de mejor manera toda esta situación: Desde los primeros pasos como civilización, la humanidad siempre se ha enfrentado a eventos caóticos. Guerras, muertes y pestes han ilustrado los libros de historia de cada rincón del planeta. La diferencia es que aquí y ahora ya existe mayor conocimiento sobre salud e higiene, también tenemos más acceso a la información (quizás hasta con cierto exceso), de igual modo, la medicina ha permitido erradicar tantas otras enfermedades que en su momento fueron las responsables de incontables muertes. Aunque sea difícil de reconocer, ciertamente somos afortunados.

Retomando los orígenes de este festival, se puede apreciar que proviene de un ejercicio introspectivo con la luz de una pequeña vela como representación misma de gratitud. Y este diciembre que cierra un año tan particular es la ocasión oportuna para voltear al interior y preguntarse ¿de qué se está agradecido?

        

La transmisión en vivo se podrá seguir a través de Youtube y redes sociales:

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo