IA y alumbrado público, ¿la dupla perfecta?

El análisis de datos mediante los sistemas de alumbrado público puede generar una gran fuente de beneficios para los ciudadanos de todo el mundo.

Hoy en día la mayor parte de la población mundial hace uso de alguna red social o consulta algún tema en uno de los navegadores de internet que existen. Por eso muy seguramente has oído hablar de los chatbots y los sistemas de recomendación personalizada basada en algoritmos que analizan nuestro comportamiento en la red.

       
        

En esta era digital los datos se están convirtiendo en uno de los valores más preciados porque son el combustible de la Inteligencia Artificial, que ha utilizado a las redes sociales como uno de los vehículos para la obtención de esa información. Pero hay otra herramienta que en este caso se encuentra en una posición privilegiada por su omnipresencia en todo el mundo: La iluminación.

Millones de luminarias están colocadas en todas las ciudades, en espacios públicos y en edificios, ofreciendo la estructura ideal para recopilar datos en tiempo real y desarrollar nuevos servicios de alto valor. Esta obtención de información puede tener una gran cantidad de beneficios en nuestra vida diaria, con la posibilidad de personalizar los sistemas de iluminación.

Dentro del ámbito del alumbrado público ya es posible reducir el consumo eléctrico y las emisiones contaminantes de forma significativa, ajustando la intensidad de la luz dependiendo de la presencia de personas en la calle. Mediante algoritmos de Inteligencia Artificial también se puede prever cuándo y con qué intensidad será necesario encender cada luminaria. Esto mejora la eficiencia de la red y también la sensación de seguridad y la percepción de servicio para los ciudadanos.

Además del ahorro energético, el alumbrado público inteligente permite a los ayuntamientos, empresas y gobiernos aprovechar la posibilidad de saber con exactitud cuántas luminarias tienen instaladas, su ubicación y cuáles no funcionan para permitir un mantenimiento predictivo y correctivo adecuado para los ciudadanos. Otro uso de la privilegiada ubicación de las luminarias se observa en la posibilidad de prestación de otro tipo de servicios adicionales, incluyendo:

-Sensores para combatir la contaminación lumínica, acústica y medioambiental.
-Puntos de recarga para vehículos eléctricos.
-Cámaras de seguridad y para el control de tráfico.
-Puntos de acceso wifi a redes municipales.
-Puntos de recarga para tarjetas de transporte público.
-Paneles informativos o publicitarios.
-Antenas de telefonía móvil y 5G.

Sin duda alguna, estamos ante el inicio de la ventana de posibilidades que la Inteligencia Artificial aplicada en la iluminación nos puede ofrecer y puede ser uno de los campos de investigación y exploración más interesantes y beneficiosos de las próximas décadas.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo