Iluminación y red 5G, un paso más hacia las ciudades inteligentes

Iluminar un espacio ya no solo se trata de crear ambientes, ahora es posible el envío de datos a través de las luminaria.

En un mundo donde todo está conectado y la tecnología nos muestra que la realidad puede superar escenas de Black Mirror, CDMX se atreve a desafiar la relación entre tiempo y espacio, pues aún con el uso de Waze tardamos 3 horas para cruzar de la zona industrial, ubicada al norte, a un centro comercial en el sur.
Pese a la travesía que fue recorrer la ciudad, me encuentro con Genaro Sánchez, nuestro gurú tecnológico, a la hora pactada para la entrevista. Acompañados de un café y un jugo de zanahoria entramos en un vaivén de temas tecnológicos que conectan la invención del aire acondicionado hasta el sistema de reconocimiento facial, sin perder nuestro punto focal, la iluminación.

“Mientras China planea trabajar con red 6G en 2030, en México tendremos que esperar a 2025 para poder disfrutar de los beneficios que representa la nueva generación de las telecomunicaciones 5G”, menciona el especialista.

El ingeniero Sánchez da el primer sorbo de jugo y luego explica que para entender 5G debemos conocer las cuatro anteriores.

[box3l] Genaro Sánchez es ingeniero mecánico con especialidad en energéticos. Egresado de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, perteneciente al Instituto Politécnico Nacional. Cuenta con una larga trayectoria en sistemas de aire acondicionado y automatización de edificios. Además de su experiencia laboral, se ha dedicado a la investigación de temas tecnológicos y desarrollo de proyectos de BMS. [/box3l]

“La primera generación permitió contar con un teléfono celular portable mediante el cual era posible hacer y recibir llamadas, esto a principio de los ochenta. Poco antes de los noventa nace la 2G y la gran novedad era contar con un servicio de mensajería instantánea».
«La tercera generación surge a mediados de la misma década y el gran diferenciador fue que los celulares contaban con una interfaz gráfica similar a la de una computadora, es decir, podías tener un navegador que te permitiera buscar lo que necesitabas. 4G abrió la ventana hacia las redes sociales, dio portabilidad para videojuegos y envío de videos, como las grandes novedades».

«Pero al día de hoy podemos pagar servicios, realizar transacciones bancarias, de manera que el teléfono móvil se convirtió en una herramienta de trabajo. Esto genera que la banda de navegación se esté saturando debido a que por persona se cuentan por lo menos tres dispositivos, celular, computadora y tablet».
«Si se hace una comparación de la red actual con la nueva, 4G nos da una capacidad de 3,220 dispositivos conectados por kilómetro cuadrado, mientras que 5G soportará 1 millón de personas a alta velocidad con menor latencia”.

Solo es una nueva señal o necesitamos infraestructura…

       

El experto apunta que dotar de lo necesario para tener la disponibilidad de red 5G en cualquier país no es tarea fácil, pues debe existir una fuerte inversión en la propagación de antenas y pequeñas celdas que cubrirán la ciudad para garantizar que la señal llegue a cualquier lugar. De igual forma hace mención en que los mayores beneficios se darán en la industria 4.0, IoT y ciudades inteligentes.

Dónde queda la iluminación…

Pensativo, el entrevistado se toca la cabeza para compartir ejemplos claros en éste campo. “Una innovación es el control de luminarias IP. También existen algunas luminarias  que, gracias a la tecnología en su sistema, pueden crear una señal de Wifi o en otros caso trabajan por Bluetooth donde juegan un papel importante los beacons, mismos que funcionan mediante aplicaciones, sobretodo en centros comerciales».
«Con la red 5G, si tenemos un edificio con iluminación inteligente será más eficiente y rápido el reconocimiento al usuario vía Bluetooth o por la red Wifi y de esta manera se hará un intercambio de información. Al saber cuáles son los gustos y preferencias de cada persona, le dará recomendaciones para que se mantenga en el establecimiento y su consumo sea mayor”.
Lo que explica funciona de manera similar a la publicidad de internet, si consultamos agencias de viajes, las páginas web comenzarán a ofertarnos servicios debido a la información que generamos en la búsqueda.
En una ciudad será posible conectar alumbrado público, semáforos y coches autónomos. Al contar con ello no será necesario mantener los semáforos encendidos durante todo el día, ya que al recibir información de los coches sabrán que no hay tráfico vehicular y se desconectarán mientras sea necesario. Lo mismo pasará con el alumbrado, pues al entender que no hay personas cerca se reducirá el flujo luminoso.
Ser uno de los sistemas que mayor cobertura tiene en una población convierte a la red eléctrica en un elemento clave para definir a cualquier ciudad que apunte a ser inteligente, pues iluminar un espacio ya no solo se trata de crear ambientes, ahora es posible el envío de datos a través de las luminaria y es ahí donde intervendrá la próxima generación de las telecomunicaciones.

Y cuáles son los beneficios…

        

De forma breve puntualiza que latencia será de 1.4 milisegundos, un 200 % más rápido que con la red 4G. De ésta manera tendremos un gran avance en el sector salud ya que va a permitir realizar operaciones vía remota porque al día de hoy tenemos tecnología para poder hacerlo, pero la velocidad actual no lo permite debido a que es mucho más lenta.
En las ciudades inteligentes veremos un gran avance, pues los vehículos autónomos podrán circular y un coche informará a otro si existe un bache, un árbol caído, una tormenta o un animal herido. Algo similar a Waze o las redes sociales, pero a través de autos y con mayor velocidad.
Para la industria, la red 4G sigue siendo un problema porque los brazos automatizados para generar soldaduras, movimiento de paquetes o materiales operan con chips similares a los de un celular y reciben señal mediante Wifi. 5G va a permitir que los sistemas sean más eficientes y rápidos, lo cuál se traduce en un beneficio económico.

Pero no todo es felicidad…

Al preguntarle sobre la seguridad cibernética, el ingeniero Sánchez lamenta que en México crezca a diario el robo de identidad. “Al momento de entrar en una red pública o cualquier dispositivo que cuente con una dirección IP, nos volvemos blanco de hackeo. Esto hace posible tomar control de un edificio a través de las luminarias. Además, la policía cibernética está más enfocada en otros delitos. Los únicos que podemos protegernos somos nosotros”.
Además del tema de seguridad, está la salud y habla sobre medidas preventivas como dormir alejados del celular ya que el magnetismo que produce es dañino. A su vez explica la red 5G trabaja mediante ondas ionizantes, las cuales nos afectan. Sin embargo, no es el único factor de daño, también influye la alimentación, tipo de vida y la genética de cada persona.

La ciencia ficción nos alcanzó…

“El gobierno de China tiene control de los habitantes, ya que todo lo tiene integrado. Las acciones que realicen durante el día son evaluadas y eso afecta el estilo de vida al que puede acceder”.
A finales del 2018 su alcance era del 6 % de la población China, pero esperan llegar al 100 % en 2020.

Y México cómo va…

Por último habla sobre la realidad que vive el país. “En los años setenta se estimó que teníamos un rezago tecnológico de 30 años a causa de diversos factores, pero hoy estimo que es de 15 años y esto se relaciona con el fortalecimiento en las ciudades para hacerlas inteligentes.
«CDMX se puede preparar para ser una ciudad inteligente, seguida de Guadalajara. Para ambos casos es primordial mejorar el tema de movilidad, ya que un punto importante en cualquier ciudad que apunte a ser inteligente es tener vías de comunicación terrestre funcionales. La infraestructura de comunicación es posible tenerla, pero primero debemos resolver el tema de las vialidades, que va de la mano con la seguridad y la salud».
«En México nos falta una cultura tecnológica porque vemos a los sistemas de automatización como gasto extra y no como beneficio; mientras países como Perú, Colombia o Brasil ya los utilizan en edificios de cualquier tipo y esto beneficia a las ciudades”.
De manera breve habla sobre el cambio que viene; pronto tendremos 4.5G antes de llegar a 5G, tal como pasó en la evolución de 3G a 4G y estima que en el año 2025 podremos tener paquetes para el celular con la nueva red.

Genaro Sánchez da el último trago de su vaso y con una sonrisa comenta que no utiliza las redes sociales y cuenta con la menor cantidad de aplicaciones posibles. No puedo hacer más que quedar perplejo mientras veo el frío café que ha quedado en la taza.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo