Ingeniería de valor, una metodología y no solo cambio de especificación

Este concepto es utilizado en la automatización de edificios, pero ¿de qué se trata? ¿es similar a una contraespecificación?

En el diseño de iluminación, desde hace varios años se habla de la contraespecificación, la cual se refiere a una alternativa de la especificación original, siempre y cuando cumpla con las mismas características, ya que de modificar alguno de los parámetros solicitados el proyecto podría deteriorarse.

De igual forma, en la automatización de edificios ha cobrado fuerza el concepto ingeniería de valor y que, erróneamente, se podría confundir con la contraespecificación.

Entonces, ¿qué es ingeniería de valor?

        

Es una metodología en la que se analizan y aplican medidas correctivas a un servicio en busca de maximizar los recursos y disminuir costos, sin sacrificar su funcionalidad, calidad y confiabilidad.

La metodología es aplicable a cualquier negocio o sector económico, incluida la construcción, la industria, el gobierno y los servicios. No obstante, estos procesos requieren de trabajo en equipo ordenado y de especialistas, quienes, de acuerdo a la Administración Federal de Carreteras de Estados Unidos (FHWA), deben ser individuos representantes de las diferentes disciplinas que no tienen algún interés particular en el proyecto y mediante la creatividad encontrarán diferentes maneras de cumplir los objetivos.

De acuerdo a lo anterior, en el proyecto de automatización de un edificio donde se busca aplicar la ingeniería de valor se requiere un equipo conformado por el integrador y el personal encargado de cada subsistema o ingeniería, además de la participación del despacho de arquitectura, de diseñador de iluminación y de otros especialistas de haberlos.

[box3l] Dato curioso: la metodología tiene su origen dentro de la empresa General Electric en 1940 a causa de los estragos durante la Segunda Guerra Mundial [/box3l]

Cabe destacar que la integración del equipo es una de las partes fundamentales dentro de la metodología, pues en caso de omitir alguna especialidad, como el diseño de iluminación, el proyecto se verá mermado al no tomar en cuenta las intenciones con las fuentes de luz.

Un ejemplo simple puede ser al modificar la especificación de un dispositivo de atenuación de una luminaria y el tipo de regulación (de corte de fase a 0-10V). Sin el especialista en iluminación no será posible conocer las razones por las que fueron elegidos los equipos y mecanismos. De igual forma, el sistema de iluminación se verá involucrado con la climatización en las escenas programadas.

Sin importar el campo de aplicación, la ingeniería de valor recomienda los siguientes pasos:

  • Identificar los elementos principales de un producto, servicio o proyecto
  • Analizar las funciones que realizan los elementos de un proyecto
  • Usar lluvia de ideas para desarrollar diseños alternativos para ejecutar las funciones
  • Evaluar las alternativas para asegurar que no degraden el proyecto
  • Asignar costos a las alternativas destacadas
  • Desarrollar recomendaciones aceptables para las alternativas más prometedoras

Es importante mencionar que también la FHWA establece que en la construcción, la metodología de ingeniería de valor busca alcanzar la excelencia en el proyecto y sus objetivos son mejorar la calidad, minimizar los costos de inversión, facilitar y reducir el tiempo de construcción del proyecto, garantizar la operación segura, y afianzar los objetivos medioambientales y ecológicos.

La metodología pretende maximizar los ahorros a corto y largo plazo, así como evitar las causas de la mala calidad en el diseño; algunas de ellas las describe la FHWA de la siguiente manera:

  • Falta de conocimiento o mala interpretación de los requisitos del proyecto original.
  • Decisiones basadas en “suposiciones instruidas.”
  • Experiencias desafortunadas con anteriores aplicaciones de materiales, etc.
  • Sesgo contra tecnología probada
  • Copiar normas de otras agencias
  • Los proyectistas pueden ser renuentes a buscar consejo de otros en su campo
  • Necesidad de proporcionar un diseño de proyecto más rápido de lo que requiere el desarrollo
  • Aceptar la primera solución para completar el plan a tiempo
  • Los requerimientos no siempre están relacionados al desempeño, materiales, seguridad o los procedimientos convocados
  • Asumir requisitos que no se especificaron explícitamente

Como se mencionó anteriormente, la metodología de ingeniería de valor pretende resolver los problemas más comunes al emplear un equipo multidisciplinario sin intereses particulares en el proyecto que puedan poner en riesgo la calidad.

Si bien, la contraspecificación y la ingeniería de valor son alternativas que buscan la excelencia del proyecto, ambas deben ser aplicadas en beneficio de los usuarios y de la propia edificación, y no solo con fines comerciales.

Fuentes:

¿Qué es la ingeniería de valor?

       

Ingeniería de valor

Tropicalización y contraespecificación

1 comentario en «Ingeniería de valor, una metodología y no solo cambio de especificación»

  1. Es común que el objetivo de una ‘ingeniería de valor’ sea confundido con el cambio de especificación, lo cual, no solo puede poner en riesgo la calidad del proyecto, sino que, sobre todo, limita la identificación de oportunidades de mejora.

    El artículo refiere que se trata de «una metodología en la que se analizan y aplican medidas correctivas a un servicio en busca de maximizar los recursos y disminuir costos, sin sacrificar su funcionalidad, calidad y confiabilidad.» Como analogía, bajo esta definición, la ingeniería de valor es un ‘subibaja’ mediante el cual se pretende lograr el equilibrio entre ‘maximizar recursos’ y ‘disminuir costos’, y en donde la ‘calidad y confiabilidad’ son el punto de apoyo. Un equilibrio difícil de lograr, en especial si se desconocen los objetivos que rigieron al diseño y la especificación.

    Por otro lado, la ingeniería de valor no debiera ser vista como ‘medida correctiva’, pues ello supone que el punto de partida es un proyecto con defectos.

    En mi opinión, la ingeniería de valor representa el vínculo entre la fase de proyecto y la construcción. Y es durante la fase de desarrollo del diseño donde pueden ser identificadas por el proyectista las áreas de oportunidad de la especificación. Estas áreas están representadas por los conceptos de mejora y aquellas especificaciones que, por su relevancia en el proyecto o costo, requieren de una atención especial durante la etapa constructiva. Este trabajo requiere de una visión holística y de reconocer los vínculos que son creados con otras ingenierías, en particular la eléctrica y de control. Por ello, no bastará con la revisión ‘uno a uno’ de las partidas de un catálogo de conceptos, pues ello niega la estructura sistémica del proyecto de iluminación.

    Bajo esta visión, la ‘ingeniería de valor’ tiene como objetivo el diseño de estrategias orientadas a la optimización y eficiencia constructiva (o de ejecución) del proyecto, la cual involucra aspectos técnicos, económicos y de servicio.

    Responder

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo