La experiencia detrás del Diseño de Iluminación y los diamantes de Cartier

Recorrer un proyecto de la mano de sus diseñadores te brinda una experiencia lúdica y enriquecedora.

Entre el clima nublado y un tanto lluvioso en estas épocas del año en la ciudad de México, asistimos a la exposición El Diseño de Cartier: Un Legado Vivo, en el Museo Jumex, que fue curada por Ana Elena Mallet, y diseñada por la arquitecta mexicana, Frida Escobedo.

Tuvimos la oportunidad de recorrer la exposición en conjunto con el equipo del Diseño de Iluminación de la exposición, Lightchitects Studio, conformado por Carlos Hano y Carolina Barragán, quienes muy amablemente nos contaron sobre cómo se planeó el proyecto a finales del 2019 para inaugurarse en el 2020, pero, debido a la pandemia, se canceló.

El proceso tardó un año en retomarse, y desde noviembre del año pasado hasta marzo del 2023 se revivió el proyecto con nuevas estrategias. Aunque el concepto original se mantuvo, lo único que cambió fue el aumento de su tamaño.

La curaduría requería reducir la iluminación, por lo que el equipo de Lightchitects Studio planeó cómo dirigir la óptica para bañar de luz algunas piezas y así poder resaltar el color y el brillo de las joyas sin dañarlas en ningún momento.

La atmósfera de la exposición era envolvente, dramática y relajante al mismo tiempo, gracias a la iluminación cálida en el perímetro, la cual era diferente a la que iluminaba a las piezas.

La exposición se encontraba en el segundo piso del museo y el recorrido empezó desde que el espectador se adentraba hacia un ambiente con muy poca iluminación para que su ojo se adaptara a dicho ambiente. Carolina nos comentó que, otra de las intenciones del diseño del proyecto era implementar la idea de recorrer el interior de una pirámide.

Dentro de toda la sala se presentaron tres tipos de iluminación. La primera es la iluminación directa para el baño de muros, cuya base tenía una óptica dirigida hacia arriba, para evitar que los espectadores se deslumbraran al ver detalladamente las piezas.

Lightchitects Studio se coordinó con el equipo de Lumbra para el diseño de louvers entre cada tira, evitando el reflejo y cuidando las distancias. Asimismo, los rieles dentro de las vitrinas estaban calculados y diseñados para que el espectador no los pudiera ver desde afuera.

Se utilizaron luminarias de Ilux, y lámparas tipo Gu10 de Soraa, las mismas que, debido a sus filtros, pueden cambiar su óptica (de 9 hasta 60 grados).

La temperatura de color de la iluminación lineal dentro de las mesas era muy cálida, 2200K, y en las vitrinas, la temperatura de 3000K permitió resaltar tanto el plateado como el dorado por ser muy neutral, pues no competía con la tira de los muros. Los nichos tenían una tira de luz en detalle integrado para bañar las fichas técnicas. 

Dependiendo del tamaño de las vitrinas, se les implementaron varias estrategias para iluminar sólo en donde se necesitaba aportar luz sin dañar lo demás, así se dirigieron diferentes reflectores para los spots específicos. Todas las vitrinas empotradas no tenían filtros adicionales, sólo los louvers.

El cálculo para hacer el diseño conceptual de todos los muros se realizó con Dialux, y fue un arduo trabajo en equipo para lograr que todo el proyecto funcionara a la perfección: desde el diseño curatorial en conjunto con el equipo de Cartier, el diseño de iluminación y conceptual.

El sistema de control de iluminación fue diseñado por Signl, con sistema inalámbrico Casambi, el cual se utilizó para controlar los rieles, las lineales de los muros, las lineales de los nichos y la iluminación de las mesas.

Cada vitrina tenía su diseño de iluminación específico, y a través de la app fue posible controlarlo por códigos para poder ajustarlo y atenuarlo.

Finalmente, el recorrido de la exposición nos brindó una experiencia única, en donde pudimos ver el estilo de las 150 piezas de Cartier y su relevancia en el mundo de la moda y del arte.

Mientras recorríamos la exposición, contemplamos las joyas de María Félix y los diferentes accesorios que dialogaban entre épocas y tonalidades, y nos dimos cuenta de cómo el brillo de las joyas se reflejaba en el piso, formando ciertas sombras que iluminaban el camino.

De parte de Iluminet estamos agradecidos tanto con el equipo de Lightchitechts Studio como con el Museo Jumex, y con todos los que nos acompañaron en este recorrido guiado. Nuestro objetivo es que surjan más convocatorias que entretejan espacios en los que podamos aprender, dialogar y convivir entre los que celebramos la luz en todas sus representaciones.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo