Luz del cielo en la Catedral de Kericho

Las aberturas y la iluminación eléctrica trabajan juntas para revelar las cualidades de los materiales

[box3l]Catedral Sagrado Corazón de Kericho
Cliente: Diócesis de Kericho, 2015
Lugar: Kericho, Kenya
Diseño de iluminación: ARUP
Arquitectura: John McAslan + Partners
Fotografía: Edmund Summer [/box3l] El despacho Arup se encargó de hacer el diseño de iluminación para la nueva catedral de Kericho, Kenia, la cual se caracteriza por el techo inclinado y por la luz natural que juega un papel fundamental, pues además de su significado simbólico para la fe católica forma el concepto funcional y estético que proporciona niveles cómodos de luz a lo largo de los asientos de la congregación y mejorar la apreciación de la forma y el volumen del espacio.

Arup combinó técnica y creatividad para mejorar este ambiente. La luz del día anima la arquitectura, interactuando con la materialidad del edificio expresada por los arcos de concreto y los listones de madera, lo que crea una jerarquía visual para llamar la atención hacia el altar (iluminado por un rayo de luz). La iluminación arquitectónica por la noche, crea un ritmo de luz y sombra en el techo de madera que oculta las estructuras secundarias que se encuentran más arriba, mostrando la simplicidad de la forma arquitectónica. Las aberturas diurnas y la iluminación eléctrica trabajan juntas para revelar las cualidades superficiales de la madera y el concreto, la simple paleta de materiales naturales de origen local que contrastan con los colores del sol y el cielo ecuatorial.

«La iluminación de las iglesias y otros lugares de culto necesita ser guiada por la arquitectura y el consumo de energía, al tiempo que es sensible a la naturaleza del culto dentro del edificio», explica Matteo Reggiani, Director Estratégico Corporativo de Reggiani, marca de los luminarios utilizados. «En este caso aún más importante era garantizar la integración de la luz artificial con la luz natural, núcleo fundamental del concepto arquitectónico», dice Matteo Reggiani.

Las fuentes de luz natural están incrustadas en el tejido del edificio; tanto la claraboya central del techo que conduce hacia el altar, como las ventanas laterales y puertas. La mayoría de los servicios se llevan a cabo durante el día; sin embargo, los niveles de luz natural varían diariamente desde la intensa luz cenital, hasta cielos cubiertos de lluvia.

El diseño del tragaluz del techo permite un ambiente consistente a pesar de estas variaciones ambientales externas, creando un espacio intemporal dentro de la congregación. Una capa de vidrio dispersa la luz de día, protegiendo el interior y evitando la penetración de la luz del sol directa. La claraboya del techo también se ensancha hacia el altar para modular la luz del día, de modo que la progresión hacia el altar es el elemento más prominente en la composición visual del espacio interior.

Las simulaciones de iluminación basadas en el clima que se realizaron de forma previa, fueron fundamentales para comprender el rendimiento del tragaluz y otros componentes de iluminación natural para crear un espacio interior llamativo al mismo tiempo que acogedor.

Las principales fuentes de luz utilizadas para el diseño de iluminación del proyecto son el proyector de pista simple Sunluce, el proyector exterior Envios IP66 y el montaje de suspensión Lorosae de Reggiani.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo