Posgrado en pandemia: Al fin nos conocemos

Decima entrega de la nueva crónica no oficial del Posgrado de Lighting Design de la UPC y Arquine.

Llegamos el viernes 28 de mayo a las últimas clases antes de la entrega final del segundo módulo del posgrado de lighting design de Arquine. Pero esta vez sería diferente -al menos para la mitad de los alumnos-, pues la cita fue presencial en un showroom de CDMX para conocer algunos productos de Flos.

A las cuatro de la tarde comenzamos a reconocer aquellas caras que de vez en cuando se asoman por un recuadro de Zoom. En el elevador encontré a Anna Adrià, coordinadora del posgrado a quien no fue difícil reconocer, ya que la mayoría de los participantes, docentes y alumnos, estamos en comunicación constante con ella.

       

Al llegar al showroom siguieron los encuentros, luego de varias pláticas virtuales conocí también a Armando Rodríguez, él nos regaló una entrevista sobre su experiencia dentro de la iluminación y el control. En todos o casi todos los casos fue la primera vez que nos vimos y qué mejor forma de hacerlo que conociendo luminarias mientras tomábamos una cerveza, un refresco o agua -las botellas de vino se mantuvieron intactas-. A la par, la otra mitad del grupo acompañó la sesión vía Zoom como ya es costumbre.

Lizeth Ramírez, ex alumna del posgrado y parte del equipo de Flos, fue la encargada de mostrarnos toda la gama de productos con la intención de tener más referencias en cuanto a luminarias se refiere. Pudimos conocer de cerca algunos productos que ahora aparecen en la especificación del proyecto de mi equipo.

Como ya lo mencioné en crónicas pasadas, hemos conocido catálogos de distintas marcas y sesión tras sesión, las especificaciones de los proyectos empiezan a estar listas y con justa razón porque la siguiente clase es la entrega final.

Durante la visita, Lizeth compartió algunos videos que explicaban el proceso de diseño de ciertas luminarias, así como su desarrollo técnico para facilitar la comprensión del funcionamiento. Al finalizar la visita al showroom participamos en una dinámica para recibir como obsequio una luminaria que hoy adorna mi sala.

Pero como no todo puede ser felicidad tuvimos que volver a casa para retomar la clase una hora después de salir. Confieso que el tráfico jugó un poco en mi contra, pero llegué.

Debido a que ya estamos a poco tiempo de entregar, en la sesión vimos nuevamente a Luis Carlos Gómez del equipo de Simon. En la ocasión anterior compartió algunas formas de trabajar en el software Dialux, ahora fueron dos horas dedicadas a resolver dudas y detalles puntuales de los proyectos.

Para el sábado no hubo más visitas y la clase, aunque virtual, no fue igual a las anteriores porque fuimos separados en grupos para que Jose Cardona tuviera una revisión detallada con cada uno de aproximadamente 50 minutos. Así como sucede en las clases de arquitectura donde los equipos trabajan en mesas separadas -a modo de taller-.

Mientras Jose revisaba al resto de los equipos, la misión era avanzar lo máximo posible durante las seis horas de clase. Aunque parecía algo cansado fue una mecánica bastante entretenida y que sin duda hizo recordar las clases de proyecto arquitectónico.

        

Nuevamente las expectativas son altas por la forma en que cada equipo resolvió su proyecto, pero en dos semanas al fin será presentado y tendremos como invitada a María Güell, directora del estudio La Invisible, así que a dar el último empujón. Después solo quedará el tercer módulo dedicado a iluminación de exterior.

Un fin de semana diferente, pero bastante divertido y entretenido. Casi a la mitad del posgrado, pero al fin nos pudimos conocer.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo