Principios del Slow Design aplicado al diseño de instalaciones lumínicas. Parte 1

Su implementación posee gran potencial para generar una iluminación más significativa que conecte con los espectadores.

En este artículo publicado en el Forum for Illumination Research, Engineering, and Science (FIRES) de la IES, Amardeep M. Dugar, presenta un análisis sobre cómo los proyectos de iluminación basados en los principios del Slow Design, pueden generar un ambiente de bienestar (Wellbeing):

La iluminación es un componente integral de la vida social que constituye una parte esencial de la interacción y de las actividades cotidianas al atraer y dirigir la atención de los usuarios. Por lo tanto, los espacios pueden convertirse en verdaderos puntos de referencia al establecer conexiones entre tres componentes diferentes: Las características físicas del entorno, sus acciones o actividades y las concepciones o significados que transmite dicho espacio.

La iluminación tiene un potencial significativo para mejorar el bienestar de los usuarios, ya que la distribución de la luz dentro de los espacios influye en los sentimientos, impresiones y reacciones individuales. El propio diseño de iluminación puede generar vínculos psicológicos al permitir la transformación de espacios, lo que conduce al bienestar general.

El Slow Design surgió como un nuevo paradigma para el diseño sostenible, donde se busca equilibrar las necesidades socioculturales e individuales con el bienestar ambiental. Puede definirse como un método de diseño que es profundamente consciente de la vida útil, los materiales y los procesos utilizados en la creación de su producto final, lo que resulta en respeto al medio ambiente y disfrute del consumidor.

En el estudio Meaningful Lighting Installations: Culturing Wellbeing via Slow Design Principles presenta una reinterpretación de los siete principios del Slow Design para diseñar instalaciones de iluminación significativas, como se enumeran a continuación:

  • Reveal: El proyecto de iluminación debe crear una mayor percepción del espacio al generar conciencia de sus detalles.
  • Expand: La iluminación debe proporcionar una imagen más extensa al ampliar el alcance del espacio.
  • Reflect: La instalación debe brindar tiempo de reflexión a los usuarios sobre sus acciones y crear una narrativa de apoyo dentro el espacio.
  • Engage: La iluminación debe ofrecer un concepto de «hágalo usted mismo» en el que los usuarios se conviertan en diseñadores activos del espacio.
  • Participate: La iluminación debe crear oportunidades activas para que los usuarios personalicen y reconfiguren el espacio.
  • Evolve: La instalación debe brindar oportunidades para crear un espacio que cambie o crezca con el tiempo.
  • Ritual: La iluminación debe crear un ritual para una mejor experiencia del usuario estimulando la interacción social.

Para ejemplificar cada uno de estos principios, se utilizaron casos de estudio de diversas instalaciones desarrolladas por la IALD Light Workshops Series en ciudades de la India y Jordania como Ammán, Bangalore, Chandigarh, Chennai, Delhi, Hyderabad, Kochi, Manipal y Mumbai entre 2016 y 2020.

Cada uno de estos talleres fue diseñado en torno a los contextos socioculturales de sus respectivos espacios y en la siguiente parte se podrá analizar a detalle cada uno de ellos.

Para conocer más detalles sobre esta propuesta se puede acceder al artículo completo Applying Slow Design Principles for Culturing Wellbeing Through Lighting Installations .

Imagen destacada: IALD workshop, Nueva Delhi, India

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo