Problemas y aspectos a considerar en la atenuación

Existen diversos factores que influyen para que la regulación de iluminación funcione de manera óptima. A continuación te explicamos algunos de ellos.

Con información de Lutron

Un sistema de control de iluminación y atenuación puede ahorrar dinero en los gastos de energía y los costos de mantenimiento. Sin embargo, no todos los atenuadores tienen la misma función. Antes de desarrollar una estrategia de control de iluminación es necesario conocer algunos datos básicos sobre los sistemas.

       

Cada fuente de iluminación (o tipos de carga) tiene características particulares que requieren atenuadores especiales. Por ello es importante utilizar un producto adecuado que esté diseñado para cada tipo de carga y regulación. Lutron cuenta con diversas familias de atenuadores para cada tipo de sistema

En el caso de atenuadores para lámparas fluorescentes (CFL) están diseñados para enviar energía y señales de control a cada tipo de balasto atenuador fluorescente electrónico.

Por su parte, los reguladores para fuentes de luz tipo LED están diseñados para enviar energía y señales de control a cada tipo de driver electrónico, el cual debe cumplir las especificaciones de acuerdo al tipo de control que se desea utilizar (por ejemplo, 0-10V, corte de fase).

Si bien ambas son una excelente alternativa de ahorro energético que han reemplazado a las fuentes de luz incandescentes o halógenas, en ocasiones su atenuación puede ser difícil. Sin embargo, Lutron cuenta con atenuadores para lámparas CFL y LED que resuelven los problemas más comunes al usar estas tecnologías. Algunos de ellos son:

Rango de atenuación reducido. La mayoría de las lámparas CFL regulables reducen su luminosidad a un 10 % o un 30 % en términos de salida de luz medida. Mientras que los LED pueden alcanzar niveles de hasta el 5 % al 15 % en términos de salida de luz medida. El rango de atenuación real dependerá del circuito.

Caída de las luces. En ocasiones, al atenuar las luminarias se apagan antes de que el control deslizante llegue a la posición más baja. Esto recibe el nombre de “caída” y dificulta el ajuste del atenuador en el nivel correcto sin que se apaguen las lámparas.

Las luces no encienden. Es común que al atenuarse a un bajo nivel de luz y apagarse las luminarias no se encenderán hasta que el control deslizante se mueva hacia un encendido total. A esto se lo conoce como “encendido emergente” y es común en situaciones de 3 vías, en las que las luces se pueden encender/apagar desde distintas ubicaciones y no solo desde un punto de control.

Las luces se apagan inesperadamente. Las luminarias atenuables pueden ser afectados por las fluctuaciones de voltaje de línea. En el caso de las lámparas incandescentes podrían descender su intensidad al utilizar un dispositivo como el aire acondicionado o un secador de pelo. Por su parte las tecnologías CFL y LED al estar atenuadas pueden apagarse o parpadear excesivamente.

Por otra parte, debido a que el rendimiento de una luminaria depende del fabricante, los atenuadores de Lutron cuentan con un ajuste de rango de atenuación, el cual permite ajustar la capacidad mínima para que el regulador se adapte a diferentes luminarias. La línea C•L permite definir el límite inferior del rango de atenuación a través de una perilla.

Además, de acuerdo al estándar 1472 de UL, someten lámparas a pruebas para garantizar la compatibilidad con sus atenuadores y ofrece una lista con los modelos y marcas que se han utilizado, la cual se mantiene en constante actualización.

Si desea consultar las notas originales, consulte los siguientes enlaces:

        

Atenuación de fluorescentes compactos o ahorradores (CFL) y LEDs

Principios básicos de la atenuación

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo