Puentes de luz que comunicarán las fronteras de México y Estados Unidos

Sintonizador Fronterizo es una instalación artística participativa de gran escala, diseñada para interconectar El Paso y Ciudad Juárez

La instalación Border Tuner (sintonizador fronterizo)  del artista mexicano Rafael Lozona-Hemmer mediante potentes reflectores robóticos, crea una especie de “puentes de luz” que abren canales de sonido bidireccionales en vivo para comunicarse a través de la frontera.

Estos puentes de luz pueden ser modificados por los visitantes en seis estaciones interactivas, tres ubicadas en el Parque Chamizal de Ciudad Juárez y tres en la Escuela Secundaria Bowie de El Paso.

       

El sistema que permite establecer comunicación entre ambos lados funciona cuando un participante gira una perilla, entonces tres reflectores cercanos crean un “brazo” de luz que sigue el movimiento de la perilla, automáticamente escaneando el horizonte. A continuación esos “brazos de luz” se encuentran en el cielo y se cruzan, abriendo un canal de sonido bidireccional entre las personas de las dos estaciones remotas, similar a un destello de código Morse.

Cada estación interactiva puede sintonizar con cualquier otra; por ejemplo, un participante en México puede conectarse a las tres estaciones con sede en los Estados Unidos o a las otras dos en México, según lo desee.

Al comienzo del proyecto cada noche, antes de abrir los micrófonos al público en general, una variedad de invitados especiales de ambos lados tomarán el control del sistema. Así por ejemplo, una noche podrían ser poetas, otra músicos de jazz, beatboxers, adultos mayores, comunidades indígenas…  

Por otro lado, cuando no participe nadie, los reflectores de cada estación formarán un tetraedro invertido, y modularán su intensidad reaccionando a contenido pregrabado, el cual estará curado en conjunto con las comunidades en ambos lados de la frontera y estará destinado a animar la pieza de forma permanente con diversas voces que representen la región. 

Diferente de las anteriores obras públicas de Lozano-Hemmer activadas por voz, en este proyecto las luces indican las acciones de “escuchar” y sintonizar. De acuerdo con el artista: para ser escuchado un participante depende de otros para ser sintonizado. Una vez que se establecen las conversaciones, éstas no pueden ser interrumpidas por otros. 

La modulación de sonido-a-luz también es diferente de otros de sus proyectos anteriores: si los participantes están en silencio, sus luces están en pleno brillo, pero mientras hablan su brillo se modula al inverso de su volumen. Las personas ruidosas, las que gritan, tendrán así las luces más tenues.

        

La pieza busca brindar una plataforma para una amplia gama de voces locales y una oportunidad para llamar la atención internacional sobre la complicidad y la interdependencia entre las ciudades hermanas que crean el área metropolitana binacional más grande del hemisferio occidental.

[box]Acerca del artísta:

Rafael Lozano-Hemmer es un artísta electrónico mexicano. Desarrolla instalaciones que son una intersección entre la arquitectura y el performance. Su principal interés es crear plataformas de participación para diferentes públicos, a través del uso de tecnologías, robótica, sistemas computarizados e redes telemáticas. Su obra está inspirada en las fantasmagorías, los carnavales y la animatrónica. En palabras del artista, sus trabajos de luz y sombra son “antimonumentos para una agencia alienigena”.

http://www.lozano-hemmer.com [/box]

Para conocer más sobre Lozano-Hemmer en iluminet:

La luz para un momento democrático

Metáforas de flujos lumínicos

El proyecto estará en funcionamiento todas las noches del 7 al 24 de noviembre del 2019.

Proyecto co-curado por Kerry Doyle (University of Texas at El Paso) y León de la Rosa (Universidad Autónoma de Ciudad Juárez).

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo