Restaurante Migrante: un homenaje a los que han salido de su lugar de origen

En este espacio, la iluminación contribuye a crear espacios íntimos que a su vez se abren al mundo en una experiencia multicultural.

Despacho:BCA Taller de Diseño
Proyecto de interiores:Alejandra Medina
Arquitecto:Arq. Carlos Carreño
Estatus:Construído
Año:2020
Fotografía:Marcos Betanzos
Ubicación:Ciudad de México

       

Migrante es un restaurante que busca unir ingredientes y técnicas de distintas partes del mundo en una experiencia sensorial única. Un conjunto de grullas doradas hechas de origami se encuentra suspendidas en la doble altura que envuelve al restaurante. Con un concepto de cocina abierta, se muestra la cercanía de los chefs con los comensales.

        

La iluminación busca reforzar el carácter multicultural del restaurante. Por una parte, resalta aquellos elementos del interiorismo que dan fuerza al concepto, tales como las aves suspendidas de origami, el mapamundi y la cocina abierta. Por otro lado, cuidando la experiencia del visitante al generar un ambiente íntimo que contribuya con su experiencia culinaria.

La luz natural tiene una gran relevancia durante el día, por lo que se tomó especial atención en la iluminación al transitar entre día y noche. Durante el día, la luz se mantiene encendida en su totalidad, sin embargo, durante el atardecer, la luz se comienza a atenuar poco a poco hasta que llega la noche y el restaurante se envuelve de una luz cálida y suave. Esto permite que, durante la noche, los visitantes disfruten de un ambiente mucho más íntimo.

La cocina abierta, al ser un espacio de trabajo, requiere niveles altos de iluminación. Sin embargo, no se deseaba que los altos niveles de iluminación en esta zona perjudicaran la experiencia del comensal. Como solución, se trabajó en una iluminación de trabajo focalizada mediante downlights de óptica cerrada y arbotantes con brazo flexible dirigibles. Esto permite que los cocineros cuenten con iluminación apropiada para sus actividades sin afectar el ambiente general del restaurante.

La planta alta está concebida como un espacio mucho más íntimo, con una altura inferior y con vista hacia la parte baja del restaurante. Para este espacio se planteó una luz cálida concentrada para las mesas y un acento de luz ámbar que rodea el ventanal que envuelve el espacio. Este mismo acento es visible desde que uno entra al restaurante y refuerza la curiosidad o en anhelo de explorar dentro del mismo espacio.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo