La nueva época dorada del Salón Doré

El diseño simula la iluminación que tenía el salón original en el siglo XVIII, escondiendo todas las fuentes de iluminación contemporáneas

salon-dore-74
[box3l]

Salón Doré

Ubicación: San Francisco, Estados Unidos.

        

Cliente: Museo de Bellas Artes de San Francisco.

Despacho de iluminación: Auerbach Glasow French

Premios: Award of Distinction 2015 por parte de la Sociedad de Ingenieros de iluminación (IES) y un Merit Award 2015 de la Asociación Internacional de Diseñadores de iluminación (IALD).

       

Fecha de finalización: abril 2014

[/box3l]

El Salón Doré fue originalmente un salón de entretenimiento de París para la duquesa de Trémoille, alrededor del año 1781, y es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura interior del neoclásico francés en los Estados Unidos. Desde 1877 su ubicación se ha movido siete veces y ha estado en exposición en el Palacio de la Legión de Honor de California desde 1962. Como resultado de esto su apariencia y presentación habían cambiado en gran medida de su aspecto original. Durante un período de 18 meses a partir de 2012 a 2014, el Museo de Bellas Artes de San Francisco cerró el Salón Doré para permitir la conservación integral y renovación de esta importante sala del siglo XVIII.
El despacho Auerbach Glasow French proporcionó el servicio de diseño de iluminación para el proyecto con la intención de devolver al espacio su apariencia del siglo XVIII, incluyendo la apariencia de la iluminación. La restauración de iluminación para la habitación, que se realizó bajo la norma «Title 24» de California, parece engañosamente simple: luminarias históricas y luz del día. Múltiples sistemas de iluminación y la luz del día simulada en la ventana se escondieron dentro de la arquitectura o dentro de accesorios históricos; lo que da la apariencia de autenticidad mientras se ilumina ingeniosamente la habitación. El histórico candelabro, los apliques de pared, las antorchas y el gris “Crepúsculo de París” son toda la luz que se puede ver en la habitación. El curador del museo insistió en que no hubiera artefactos de iluminación contemporáneos visibles para el público.

salon-dore-75

Antes, la habitación estaba iluminada con accesorios actuales; no se había hecho nada para recrear el entorno histórico de iluminación. Por lo que, para la restauración, fueron conectadas y reequipadas instalaciones históricas con imitación de velas de cera de 7 watts. La restauración eléctrica del candelabro era demasiado delicada para moverse; así como la de las antorchas, por lo que se realizaron en el lugar. Los apliques fueron llevados a la fábrica del restaurador local. Con el fin de mejorar la «luz de las velas», se escondieron brillos de 1 W y 15.000 horas dentro de todas las luminarias históricas para poner de relieve las propias luminarias y la arquitectura dorada de la habitación.

Para ocultar estas fuentes se realizó un gran esfuerzo debido a que los espejos centrales de las cuatro paredes revelan la mayoría de los escondites. Así, para ocultar las brillos se fabricaron coberturas y fueron metidas en el ornamento de los accesorios; mientras que el cableado fue  superficial, corriendo a lo largo de las armaduras de cada aplique; u oculto con técnicas de pintura inteligente a cargo del personal del Museo.

Una luminaria de 150 watts de halogenuro metálico se encuentra por encima del techo, fibras ópticas corren por 20 puntos ubicados en todo el candelabro. Pequeños proyectores con filtros de color ámbar están unidos al extremo de cada fibra óptica y ocultos en el candelabro para iluminar el espacio encima de las puertas, de los espejos y muebles.

La escena tiene lugar en el crepúsculo de modo que a pesar de que la estancia está iluminada a través de las velas, la luz natural es un factor contribuyente. El gris «París crepúsculo» se consiguió utilizando LEDs 10° de piso incorporados a una cavidad en la ventana de 5.28”. En el suelo se encuentran escondidos proyectores MR16 regulables de 20 watts y 40° con lentes dispersores y blindaje. Los MR16 refuerzan la direccionalidad de la luz del crepúsculo a través de la ventana, la arquitectura de iluminación y los muebles con un bajo nivel de luz de relleno.

salon-dore-72

Extensas maquetas se realizaron en el lugar con el candelabro, las lámparas de pared, las antorchas, los uplight LED y MR16. Un sistema de regulación programable extiende la vida útil de las lámparas y los niveles de luz. La luz de emergencia y de trabajo son proporcionados por fluorescetes lineales ocultos en la cornisa histórica.

En el transcurso de este proyecto, conservadores y arquitectos reintegraron la habitación original, restauraron el dorado y la pintura, repararon y reemplazaron elementos claves del tallado, e instalaron un piso de parquet del siglo XVIII, un techo abovedado, ventanas, y nueva iluminación.

Un nuevo conjunto de muebles de época trae un renovado enfoque en el carácter de la habitación y el propósito original de la demostración de su función social como un salón de compagnie, una sala formal para recibir invitados y conversar. El Salón Doré renovado es una exhibición verdaderamente innovadora que establece un nuevo estándar para los salones de época estadounidenses.

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo