Cómo suena un rayo de luz o qué colores tiene una melodía

Ver colores en la música o en las palabras es una condición cerebral que solo un pequeño porcentaje de la población es capaz de percibir

Existe un pequeño porcentaje de personas capaz de percibir sonidos al ver un haz de luz, colores en piezas musicales o sabores al escuchar ciertas palabras. A este fenómeno se le conoce como sinestesia y se caracteriza por la activación simultánea de dos sistemas sensoriales, por ejemplo, al escuchar una pieza musical, el cerebro de las personas con esta condición activa parcialmente el sentido de la visión por lo que son capaces de percibir una serie de colores.

Hay distintos tipos de sinestesia, la más común es aquella donde ciertas palabras o números los ven/asocian con colores, a esto se le conoce como sinestesia color-grafema. De igual forma hay una gran variedad de clasificaciones que asocian sabores, olores y/o sonidos con colores.

Entre las características más relevantes de esta manifestación neuro-cognitiva se pueden mencionar:

  • Es un fenómeno estable, las respuestas se mantienen intactas aunque pase mucho tiempo entre evaluaciones.
  • Las sensaciones sinestésicas son de carácter perceptual y no en asociaciones basadas en la memoria o como figuras literarias.
  • Las percepciones son idiosincráticas, es decir, la asignación de colores de una persona sinestésica puede variar completamente al de otro individuo con la misma condición.
  • A pesar de ser automáticas e involuntarias, el nivel de intensidad puede depender del nivel de concentración de la persona.
  • Son percepciones memorables por ejemplo, existen casos en que la persona sinestésica no es capaz de recordar un número de teléfono o el nombre de una persona pero identifican el color con que lo asocian.

Cabe señalar que de ninguna forma se le considera una enfermedad o deficiencia, de hecho las personas con esta capacidad pasan la mayor parte de su vida sin darse cuenta ya que la perciben de forma natural y cotidiana.

Uno de los casos más conocidos es el del pintor ruso Vassily Kandinsky, quien a través de la música podía reconocer patrones de color los cuales plasmaba en sus lienzos, ya que afirmaba que el amarillo era el color de un Do en una trompeta de latón, el negro el color del cierre al igual que las diferentes combinaciones de color producen frecuencias vibratorias, similares a los acordes tocados en un piano.

Impression III – Konzert. Pintura basada en el Cuarteto de cuerdas no. 2 de Arnold Schoenberg en 1911

Los estudios suelen ser muy diversos cuando se trata de reconocer cada una de las combinaciones existentes, en algunos casos se habla de 23, 67, incluso más de 100 tipos. Sin embargo, en su mayoría se pueden clasificar en cinco categorías: Secuencias coloreadas, colores musicales, sensaciones coloreadas, sinestesias no visuales y secuencias espaciales (en la que se encuentra la capacidad de percibir la luz como un sonido o una figura en movimiento).

[box3r] Una pruebas básica para reconocer un caso de sinestesia es observar la siguiente imagen en la que a simple vista no se distingue más que un gran conjunto de letras. No obstante, de tener dicha condición se podría reconocer de manera más rápida la composición de la letra H por una asimilación distinta del cerebro.

[/box3r]

Estadísticamente se indica que hay mas mujeres sinestésicas que hombres, por lo que se cree que pudiera ser un factor genético. También existen estudios que ubican su origen a muy temprana edad, ya que durante los primeros cuatro meses de un bebe, las áreas del cerebro que clasifican los estímulos externos, aún no se encuentran del todo refinadas y en el caso de las personas que mantienen esta condición, todo indica que sus conexiones sinápticas entre un sentido y otro, permanecen unidas a lo largo de su vida.

Hay que tener presente que existe una diferencia entre este tipo de manifestaciones y las que cualquier persona puede asociar de manera voluntaria ya sea como metáfora o relación lógica, como asociar una luz verde con el sonido de una hoja (por ser verde) o el color rojo con el sabor picante. En el caso de la sinestesia genuina se puede dar el caso que el color rojo se identifique con el sabor del pollo o una luz verde con el sonido de un cascabel. En este sentido, es común que la gama de colores de una persona sinestésica pueda diferir por completo con las teorías sobre psicología del color.

Otro ejemplo sobresaliente  de este fenómeno se puede apreciar en la obra de la artista sinestésica Melissa McCracken, quien asimila el ritmo y las notas musicales de diversas canciones a través de los colores:

REFERENCIAS

¿Colores, sabores, números?: la sinestesia en una muestra española
Synesthesia: An Union of the Senses
La percepción sinestésica. VÍnculos entre lo auditivo y lo visual
La artista con sinestesia que ve colores en la música y pinta canciones

Deja un comentario