Tecnología UV-C para la desinfección del Covid-19

El ingeniero Alex Ramírez comparte una detallada explicación sobre la radiación ultravioleta UV-C y la mejor forma de aprovecharla ante la gran cantidad de información que ha surgido al respecto

Por Alex Ramírez Rivero

La sindemia causada por el Covid-19 (C19) ha causado estragos en la sociedad actual. Por ser un fenómeno a nivel global, han surgido un sinnúmero de opiniones diversas pero también de alternativas de solución y una de ellas es el uso de un antiguo aliado: la radiación ultravioleta tipo C. Es satisfactorio ver como organizaciones expertas en el tema como IES, CIE, IUVA, LRC, ASHRAE, REHVA y la OMS entre otras, están trabajando a todo vapor, incluso ofreciendo documentos técnicos y científicos gratuitos. Este resumen está basado en el Webinar Internacional que impartimos en septiembre de 2020 y en la consulta a 150 organizaciones afines al tema y tiene el objetivo de ofrecer una visión general desde el punto de vista ingenieril porque, como señaló la IES recientemente: “En una guerra, como se considera que esta es, nunca se usa una sola arma; más bien, se explotan las múltiples armas del arsenal. No hay razón para no hacer un uso completo de la UV-C -con las precauciones apropiadas- en esta «guerra» contra el C19”.

INTRODUCCIÓN

       

La emergencia sanitaria actual causada por el COVID-19 (C19) no tiene precedente. A lo largo de los siglos la humanidad ha sobrevivido sorteando epidemias y pandemias pero las actuales repercusiones en pérdidas humanas, sociales y sobre todo económicas, son globales y especialmente difíciles; algunos científicos han adoptado el término sindemia (de sinergia o cooperación) y pandemia (enfermedad epidémica extendida a muchos países); las sindemias se caracterizan por las interacciones biológicas y sociales, lo que demanda -por parte de los gobiernos- estrategias no aisladas sino integrales porque la preexistencia de ciertas enfermedades genera comorbilidades, sumadas a las malas condiciones de alimentación, higiene y hacinamiento que aumentan la susceptibiidad de las personas. Las principales comorbilidades son las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión arterial, la obesidad, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la insuficiencia renal, mientras que los principales factores de riesgo son el sexo, el factor RH, el tipo de sangre, la edad, el grado de exposición al patógeno y las medidas de higiene y protección.

La suma de estos factores explica en parte por qué México ocupa el tercer lugar mundial en fallecimientos, más de 200,000 a finales de marzo de 2021. Los pronósticos sobre la evolución de la enfermedad han fallado en casi todos los países porque hay variables difíciles de controlar, como la disciplina ciudadana. La calidez, la hospitalidad, el gusto por la convivencia y por las festividades así como la solidaridad hacia los adultos mayores son características de los mexicanos de las que podemos estar orgullosos pero que no nos han ayudado en el caso del C19. ¿Cuáles son entonces las alternativas que tenemos como país? Entre las más importantes están las medidas profilácticas como el fortalecimiento de nuestro sistema inmune a través de horas suficientes de sueño profundo, la alimentación saludable -como la recomendada por los trofólogos -, la reducción del sedentarismo a través de ejercicio regular acorde a las condiciones de cada persona y prácticas como meditación o yoga. Otras alternativas pueden ser los inmunomoduladores, los factores de transferencia, la medicina homeopática, las medicinas alternativas y ciertos suplementos alimenticios. Desde luego, la medicina alópata juega un papel fundamental a través de las vacunas y de sus muchas alternativas terapéuticas, cada día más probadas y seguras; sin embargo, como reza el dicho: es más fácil prevenir que remediar. Es de sentido común entender que el riesgo de contagio disminuye cuando la exposición a los patógenos se minimiza. Por eso es que la cuarentena, el uso racional de cubrebocas, la distancia mínima entre personas y el uso frecuente de alcohol en gel y el jabón siguen siendo las medidas más aceptadas; sin embargo, la Asociación Japonesa de Enfermedades Contagiosas demostró que las principales formas de contagio son: a. tocar objetos que contienen el virus y lo mantienen activo por cierto tiempo, b. inhalar gotículas grandes de más de 1 micra producto de toser o estornudar, c. inhalar gotículas muy pequeñas de 0.1 a 1 micra suspendidas en el aire y que pueden permanecer por varias horas en espacios cerrados y d. estar expuestos a gotículas provenientes de inodoros y/o drenajes en mal estado. Esto último coincide con los hallazgos tempranos del científico mexicano el Dr. Isaac Goiz Durán, quien a través de su genial técnica Par Biomagnético desarrollada en 1988 encontró que una de las principales vías de contagio del C19 son las vías urinarias.

¿Qué podemos aportar los especialistas en iluminación? Afortunadamente tenemos una alternativa muy efectiva y barata: la radiación ultravioleta UV-C.

CLASIFICACIÓN

El descubrimiento de la radiación ultravioleta data de principios del siglo XIX; la luz del sol contiene 10% de UV pero debido a los filtros naturales de la Tierra sólo nos llega a la tropósfera el 3%. Fue en 1932 cuando la comunidad científica propuso clasificar el espectro ultravioleta (UV) en 4 tipos:

UV-A (320-400nm): Es el 95% de las UV totales. Nuestra piel ha desarrollado mecanismos de control de la UV-A por lo que no es muy perjudicial para el humano, siempre y cuando las dosis no sean excesivas. En condiciones de sobrexposición la UV-A puede causar cáncer de párpado, cambios en la córnea y cataratas.

UV-B (280-320nm): Representan el 5% de las radiaciones UV que llegan a la superficie terrestre. La UV-B puede causar fotoqueratitis y alteración de la córnea. Las UV-A y UV-B broncean la piel pero a altas dosis causan enrojecimiento, erupciones, alergias y eritemas y podrían ser responsables de los melanomas.

UV-C 200-280nm: Tiene una alta energía intrínseca y por esa razón se usa ampliamente en aplicaciones germicidas para eliminar eficazmente hongos, virus y bacterias. La American Conference of Governmental Industrial (ACGI) ha evaluado el efecto de la Radiación UV-C en la Salud Humana en condiciones de sobreexposición concluyendo que cuando se superan las 8 Hr de exposición, la dosis DUV-C puede rebasar los 6mJ/cm2 causando dermatitis, fotoqueratitis, fotoconjuntivitis y en casos muy extremos, desprendimiento de retina.

UV-V 100-200nm: La UV-V tiene una longitud de onda menor que la UV-C, típicamente 185nm. Se considera una herramienta adicional para el control de la calidad del aire interior (CAI) porque neutraliza a ciertos microorganismos, productos químicos y olores. Se asocia con el oxígeno del aire descomponiéndolo en oxígeno atómico para producir ozono (O3). El ozono tiene propiedades bactericidas, fungicidas y virostáticas, además de que en tratamientos médicos se usa como estimulante de la circulación, activador del sistema inmunitario y activador de antioxidantes celulares contra radicales libres y estrés oxidativo pero si rebasa 70 partes por mil millones puede causar asma, EPOC e inflamación, además de muerte prematura, daño cardiovascular, daño al sistema nervioso central y daños reproductivos y del desarrollo. Muchas lámparas de UV-C también producen UV-V y ozono por lo que se requiere ventilar los espacios después de su uso.

De acuerdo con la ecuación de Planck, la energía por fotón depende de la longitud de onda. Por ejemplo, la UV de 100 nm tiene 4 veces más energía por fotón que la UV de 400 nm. Una longitud de onda de 254 nm de la UV-C tiene una eficacia relativa de 0.85; en contraste, 313 nm en la UV-B tiene una eficacia relativa de sólo 0.01.

Relación entre Longitud de Onda y Frecuencia.

Aunque la radiación UV en general es invisible para el ojo humano, sigue las reglas universales de la luz como la Ley del Cuadrado Inverso de la Distancia; cuando la distancia entre la fuente emisora de UV y el objeto se duplica, el efecto se reduce a una cuarta parte. También aplica la relación inversamente proporcional entre la longitud de onda (λ) y la frecuencia (f) y se mantiene la relación entre la potencia y la energía a través del tiempo. En tecnología UV-C es común especificar la potencia p(Irradiancia UV) en unidades como [mw/cm2 ] que equivale a 10 [w/m2 ]; en términos de energía se expresa como e(Irradiancia UV) = 1 [mJ/cm2 ] equivalente a 10 [J/m2 ] o 10 [w.s/m2 ]. Otro punto relevante es que el factor de penetración es inversamente proporcional a la frecuencia elevada a la cuarta potencia lo que implica que las longitudes de onda muy bajas como las de la UV-C tienen frecuencias muy altas y por lo tanto su penetración es mínima (Figs 3 y 4). Es por esto que aún una delgada capa de polvo puede inhibir el efecto biocida de la UV-C y explica por qué la limpieza ordinaria sigue siendo necesaria antes de aplicar la UV-C. Afortunadamente la cápside o envoltura lipídica de los virus es extremadamente delgada, por lo que la UVC sí es capaz de penetrarla, llegando a los intersticios del patógeno.

Mecanismo Germicida de la radiación UV-C.

El efecto biocida de la radiación UV-C se debe principalmente a que es absorbida por el ADN y el ARN de los virus, estructuras básicas para las funciones replicativas y metabólicas. Consisten en una secuencia de nucleótidos que incluye bases de purina (adenina, guanina) y de pirimidina (citosina, timina o en su caso uracilo para el ARN) (Fig 5). La UV-C incide en las moléculas de acuerdo al espectro de absorción de los 4 nucleótidos de ARN, algo especialmente importante dado que el C19 es un virus ARN. Resalta el efecto de las emisiones de 222 y 253.5 nm (Fig 6). Para una fuente conocida de UV-C en particular, es factible calcular el efecto biocida.

¿Desinfección, Esterilización o Sanitización?

Frecuentemente hay confusión en los términos para la eliminación de patógenos pero algunas definiciones sencillas pueden ayudar: Desinfectar es un proceso químico que impide el crecimiento de patógenos en fase vegetativa matando o erradicando un alto porcentaje de microorganismos tales como bacterias, virus o protozoos, sin discriminación alguna cuando se encuentran en objetos inertes. Esterilizar es la destrucción de todas las formas de vida microscópica, cancelando cualquier posibilidad de reproducción inmediata o futura. Sanitizar es un anglicismo, acción de eliminar gérmenes y hongos de los alimentos para evitar infecciones estomacales; actualmente el término sanitización tiene una cobertura más amplia. Un sanitizante puede ser un químico que ayuda a reducir el número de microorganismos pero sólo se puede llevar a cabo en objetos inanimados. Actualmente hay muchas técnicas efectivas para la eliminación de patógenos pero la UV-C presenta ventajas inigualables (Figs 7 a 11).

¿Cómo se determina la eficacia para desactivar con UV-C diferentes microorganismos y virus?

        

Organismos internacionales han trabajado para encontrar la fluencia o dosis necesaria de UV para desactivar cada patógeno, entre ellos Ecoli, H1N1, hepatitis, herpes y coronavirus (Fig 12). La dosis exacta para el C19 está todavía en discusión pero los valores aceptados son entre 220 y 440 [w.s/m2 ], que es el producto de la tasa de dosis de irradiancia dada típicamente en [mW/cm2 ] o [W/m2 ] multiplicada por el tiempo. Por otra parte, existe una relación no lineal entre la exposición a la UV-C y la eficacia germicida. Si una determinada exposición a los rayos UV mata al 90% de una población (denominada «muerte de un solo registro»), duplicar el tiempo o la intensidad de la exposición puede matar sólo el 90% del 10% residual, dando una eficacia germicida del 99% («muerte de dos registros»); la “muerte de tres registros” lograría el 99.9% y la “muerte de 4 registros” alcanzaría 99.99% (Fig 13).

¿La UV-C puede afectar la salud de los humanos?

Los organismos internacionales relacionados con la UV-C coinciden en que el valor máximo de radiación DUV-C incidente sobre la piel humana para un tiempo estandarizado de exposición de 8 hr debe ser de 6mJ/cm2 o 60 w.s/m2 ; la IUVC resultante es de 0.003 WUVC /m2 .

El cálculo se puede comprobar como sigue: DUV-C = 6 mJ/cm2 = (6×10-3 J) / (10-4 m2 ) = 60 J/m2 = 60 w.s/m2; t = 8 hr = 28,800 s; La IUV-C = Irradiancia UVC = DUVC / t = 60 (w.s/m2 ) / 28800 (s) = 0.0021 (WUV-C/m2 ) = 2.1 mWUV-C/m2 . Por ejemplo, el límite establecido para cámaras de bronceado es de 0.003 WUV-C/m2 lo que implica una Irradiancia UV-C de 3.0 mWUV-C/m2.

¿La UV-C puede dañar los materiales?

El Factor de Daño (DF) por exposición a UV-C depende de los materiales con los que están hechos los objetos a sanitizar. Los metales son buenos conductores de electricidad y calor e interactúan con radiaciones electromagnéticas como la luz y las ondas de radio. Nunca son transparentes y casi siempre reflejan bien la luz pero no se ven afectados por la UV-C debido a que sus electrones libres absorben la energía de los fotones sin sufrir disociación de enlaces. Los materiales cerámicos tienen enlaces de iones cargados (+) y (-) y la mayoría son óxidos metálicos aunque algunas son nitruros, boruros y carburos con enlaces covalentes. Sus iones tienen electrones fuertemente unidos, por lo que soportan temperaturas extremas, son inertes químicamente, son fuertes aislantes eléctricos y no se ven afectadas por la UV-C. Los polímeros tienen enlaces covalentes entre constituyentes orgánicos (con carbono) y casi siempre son buenos aislantes eléctricos y malos conductores de calor pero la mayoría son susceptibles a la degradación por UV-C.

Sistemas de Aire Acondicionado y Ventilación (HVAC)

Está demostrado que en ciertas condiciones, el HVAC puede ser depósito, amplificador y diseminador de bacterias, virus y mohos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió en 1982 el “Síndrome del Edificio Enfermo” y en 1985 volvió a reconocer el problema de la Calidad del Aire interior (CAI) y lo definió como: “Conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados”. Por su parte, la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) tiene incluida la CAI entre los 5 primeros riesgos ambientales que “pueden perjudicar la salud pública”. Igualmente, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de EEUU (OSHA) reconoce que la CAI es una preocupación genuina para los ocupantes de los edificios porque “impacta en su salud, bienestar, confort y productividad”. En 2009 la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) publicó un documento que indica que “el sistema de HVAC puede propagar virus, incluyendo los coronavirus”. Estos posicionamientos son especialmente importantes en tiempos del C19 pero afortunadamente la UV-C es el mejor método de sanitización; el propio Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) apoya actualmente el uso de la UV-C en los sistemas de ventilación mecánica y filtración.

Los sistemas de limpieza química difícilmente llegan a los intersticios de las aletas de los evaporadores pero una fuente de UV-C bien instalada y dimensionada, sí destruye el biofilm recuperando la eficiencia del sistema. El biofilm es una matriz microbiana activa que crece en las aletas y los serpentines del evaporador de los sistemas de HVAC (Fig 14), además de los ductos y la bandeja de condensados. Emite productos del metabolismo conocidos como Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) que causan desde ojos llorosos y dolores de cabeza hasta alergias y asma. El biofilm también actúa como un aislante aumentando la resistencia al flujo de aire, reduciendo la transferencia de calor y la eficiencia. Por cada grado de aumento en la temperatura del agua se logran ahorros de 1 a 2%. Una capa de biofilm de 0.024” puede aumentar el consumo del sistema HVAC hasta 21%. Para eliminar inicialmente el biofilm se recomiendan 1,225 µw/cm2 en cualquier parte del evaporador el primer día y 750 µw/cm2 todos los días del año.


Fig. 14. Biofilm en aletas de evaporadores, antes y después de la aplicación de UV-C.

El cálculo de UV-C para sistemas de HVAC NO es un tema simple porque la efectividad de la UV-C depende de la DUV dada en μJ/cm2 . La DUV es el producto de la irradiancia promedio en µw/cm2 y el tiempo de exposición en segundos (µw/cm2 ).(seg) = μJ/cm2 . La energía UV-C en un punto determinado depende de la irradiancia de las lámparas, la velocidad y temperatura del aire en el punto analizado, la humedad relativa, la reflectancia de las paredes y las dimensiones del plenum. Los sistemas UV-C en ductos se diseñan generalmente para sistemas con una velocidad del aire de 2.5 m/seg; con esa velocidad, una irradiancia de 2.4 m de longitud logra una exposición de 1 segundo. Si la velocidad aumenta, disminuirá el tiempo de residencia de los patógenos por lo que se requerirá más irradiancia. A 2.5 m/seg los sistemas de desinfección se colocan generalmente a 0.6 m a lo largo del ducto, lo que proporcionará aproximadamente 0.25 seg de exposición, por lo que el sistema de UV-C debe calcularse para ser efectivo a pesar de ese corto tiempo. En instalaciones críticas como hospitales la operación debe hacerse 24/7 pero en otras aplicaciones como en oficinas, la operación puede ser intermitente, reduciendo el consumo de energía y la reposición de las lámparas UV-C.

El impacto ambiental al usar UV-C también es importante. Un edificio de 10,000 m2 puede producir hasta 40,000 litros de agua de condensación al año. Sin la aplicación de lámparas UV-C, el condensado es contaminante pero después de aplicar la UV-C, se convierte en aguas grises y puede usarse para autoconsumo en sanitarios, riego y recarga de la torre de enfriamiento.

Alternativas Tecnológicas

El objetivo de este resumen no es caracterizar ni analizar todas las fuentes de UV-C pero se anexa una Tabla con las alternativas disponibles en el mercado. Uno de los vacíos hoy en día es la falta de información fotométrica del sistema de UV-C completo, similar al usado en un proyecto de iluminación convencional. También estaremos estudiando los sistemas de inducción para UV-C y los láser como tecnologías que pronto entrarán al mercado. Es muy conveniente darle seguimiento a las últimas versiones de los documentos especializados de organizaciones líderes como el Lighting Research Center (LRC).

REFLEXIONES

La tecnología UV-C ha demostrado su inigualable efectividad para la eliminación de microorganismos en todo tipo de superficies y ambientes, pero es muy conveniente considerar algunas recomendaciones generales para su uso:

  1. Conociendo las necesidades de irradiancia UV-C ofrecida por las lámparas, se debe hacer un análisis para ubicar todos los puntos de interés en un determinado espacio y asegurar así una irradiación efectiva lo más equitativamente posible.
  2. Las fuentes de UV-C se deben instalar alejadas de seres humanos, animales y plantas y preferentemente contar con un control remoto y/o un sistema de alerta/apagado ante la posible presencia de personas ajenas. En hospitales y zonas donde se requiera sanitizar continuamente, los encargados de ejecutar la desinfección deben tener equipo de protección personal. En casas habitación, espacios comerciales y oficinas, no se necesita equipo especial, basta con seguir las recomendaciones básicas de seguridad.
  3. La desinfección con UV-C no debe usarse como alternativa única, sino como el mejor complemento de los protocolos de limpieza manual, especialmente en instalaciones sensibles y con alto flujo de usuarios.
  4. La inversión en UV-C es efectiva tanto en superficies como en volúmenes de aire cerrados y es altamente rentable, generalmente se recupera entre 6 meses y 2 años.

Descargue completo el comparativo de tecnologías UV dando click aquí

[box] El ingeniero Alex Ramírez Rivero es consultor certificado a nivel nacional e internacional en el ahorro de energía. En 1999, la empresa que dirige, Genertek, recibió el Premio Nacional de Ahorro de Energía.
Es reconocido en nuestro país como uno de los mayores expertos en alumbrado público y en el extranjero ha participado exitosamente en programas energéticos en iluminación para más de 20 países y ha recibido 34 premios internacionales.
Iluminet agradece al ingeniero Alex Ramírez la confianza de utilizar este medio para la difusión de este importante documento. [/box]

20 comentarios en «Tecnología UV-C para la desinfección del Covid-19»

  1. Estimado colega y amigo,ing. Alex Guillermo Ramírez Rivero, me permito enviarte un cordial saludo y espero que todos los tuyos se encuentren bien,ante esta situación muy complicada,que estamos viviendo a nivel mundial.

    Me permito enviarte una sincera y merecida felicitación por el gran contenido documental y de investigación de tu articulo «Tecnología UV-C para la desinfección del Covid-19».

    Es de relevante importancia lo que nos compartes al respecto y te agradezco que lo hagas ,para que podamos tener una mayor y real información sobre el tema.

    Esperamos que nos sigas compartiendo de tu sabiduria,ya que es la unica forma ,en la cual podemos actualizar nuestros conocimientos.

    Es admirable la experiencia que tienes como Ingeniero en Iluminación, lo cual nos motiva a las generaciones que estamos detras de ti,para tratar de acercarnos un poco a tu brillante trayectoria dentro de la Ingeniería de Iluminación de nuestro país.

    Recibe un cordial abrazo y de nuevo te externo una felicitación por tu gran aporte al tema.

    Ing.Gabriel Torres Aguilar.
    Gerente Técnico.
    L.J. Iluminacion,S.A. de C.V.
    Ciudad de México.
    México.

    Responder
  2. Muchas gracias estimado Gabriel, sé que eres muy estudioso, así que cualquier aportación será bienvenida. Es momento de sumar para que podamos salir de esto de la mejor manera posible.

    Responder
  3. Excelente artículo Ingeniero Alex. Muy útil la información en estos momentos que vemos tantas alternativas en el mercado ahora con la pandemia por COVID-19.

    Responder
  4. Así es Benjamín, a veces tener muchas alternativas puede generarle confusiones al usuario y no es fácil tomar la mejor decisión para cada necesidad.

    Responder
  5. Estimado Ing. Alex G. Ramirez, agradezco la completa información brindada en el reporte de tu investigación, es importante conocer los alcances de los equipos que actualmente se ofrecen en el mercado así como los riesgos que pueden

    Responder
  6. Muchas gracias estimado Juan Antonio, tú fuiste uno de los primeros que nos apoyaron con información técnica, muestras y certificados.Durante la pandemia se fue abriendo el abanico de opciones.

    Responder
  7. Interesante artículo, nos da opciones para utilizarlo, los espacios públicos, hospitales, escuelas, etc gracias Ing. Alex

    Saludos
    Ing Fabián Choy

    Responder
  8. Así es Fabián, la aplicación de la UV-C es casi universal, sólo hay que seleccionar bien los equipos que necesitamos y seguir las reglas de seguridad básicas.

    Responder
  9. Alex, muchas gracias por compartir este trabajo tan interesante y trascendental, que seguramente va a mejorar la prevención y los cuidados ante los efectos terribles de la pandemia que nos esta azotando.
    También es muy importante como la tecnología de la iluminación tiene tantas posibilidades de ayudar a los seres vivos en mejorar sus condiciones de desarrollo.
    Te felicito por tus magnificas aportaciones.
    Saludos

    Responder
  10. Tuve el gusto de tomar el Webinar internacional donde se abordo extensamente y como siempre lo hace ingeniero no se limito en la información que nos compartió, la participación del grupo ayudo a nutrirnos más sobre este tema para mitigar la C19 cuando se hace correctamente y se consideran todas las variables presentes en cada lugar donde se aplicaría la UV-C.
    Se debe trabajar para poder medir adecuadamente esta energía, tener fotometría, actualizar los estándares y normas por mencionar algunas.
    Espero que esta información se de gran utilidad a las personas que estamos inmersas en el mundo de la iluminación y podamos permearla adecuadamente para evitar desinformación que busca más un beneficio comercial que social.

    Responder
  11. Tuve el gusto de tomar el Webinar internacional donde se abordo extensamente y como siempre lo hace nos compartió mucha información, la participación del grupo ayudo a nutrirnos más sobre este tema para mitigar la C19 cuando se hace correctamente y se consideran todas las variables presentes en cada lugar donde se aplicaría la UV-C.
    Se debe trabajar para poder medir adecuadamente esta energía, tener fotometrías, actualizar los estándares y normas.
    Espero que esta información se de gran utilidad a las personas que estamos inmersas en el mundo de la iluminación y podamos permearla adecuadamente para evitar desinformación que buscan más un beneficio comercial que social.

    Responder
  12. Las aportaciones del Ing. Alex siempre son puntales y relevantes ante las situaciones que se viven en nuestra sociedad.
    En esta época de pandemia, la desinfección de los espacios es un tema que a todos nos tiene interesados, y bueno, se escucha tanto sobre el tema, que esta entrevista nos cae como anillo al dedo, ya que es adecuada y se encuentra al alcance de nosotros los LD, y el público en general.

    Información puntual y con un gran sustento teórico.

    Felicidades por este gran artículo.

    Responder
  13. Me parece un tema sumamente relevante e interesante.

    El marco de referencia y el sustento teórico que presenta el Ing, Alex Ramirez es impresionante y super relevante, tanto como para los que nos encontramos en el gremio de la iluminación, y para los usuarios en general.

    ¡Excelente articulo! Muchas gracias por compartirlo y darnos un poco de luz en esta situación de pandemia en la que muchas veces nos sentimos perdidos.

    👏🏽👏🏽👏🏽👏🏽👏🏽

    Responder
  14. Así es Ramón, sería muy bueno que así como lo hiciste exitosamente en programas de eficiencia y medio ambiente pudieras impulsar esta tecnología en Municipio Centro, como parte de los programas de prevención y contención del C19. Saludos!

    Responder
  15. Excelente artículo Ing. Alex Ramírez. Como todo lo que desarrolla en su ámbito profesional.
    El tema que aborda y propone es de gran importancia en el área de salud a nivel mundial.
    Esta pandemia, que como es sabido, ha puesto en evidencia la vulnerabilidad de los humanos y sociedades, a padecer, independietemente si son de las llamadas de primer mundo o tercer mundo, momentos de catástrofes ambientales, fenómenos naturales o futuras epidemias o pandemias, con pérdidas humanas y materiales de granes proporciones.
    Esto obliga a los gobiernos del mundo a apoyar proyectos tan importantes como los que propone, para ejercer una reacción inmediata , como medida preventiva, de contingencia y resolutiva, en situaciones como la vivida desde finales del 2018, hasta el momento.
    Yo, como médico, agradezco el interés de personas como usted, para mejorar las medidas de prevención, para minimizar el impacto en situaciones de emergencia y mejorar las medidas preventivas, en la diseminación de microorganismos patógenos, en actividades cotidianas, en hospitales, hoteles y lugares, donde la concurrencia humana, aumenta el riesgo de contagios , que pudieran ser focos de inicio de futuras epidemias.
    Mi admiración para usted ingeniero!

    Responder
  16. Muchas gracias, las escuelas son una de las mejores aplicaciones para la UV-C, ojalá que la puedas aplicar en tus instalaciones, sobre todo ahora que ya se vislumbra el regreso a clases presenciales. Para cualquier duda, con gusto trataremos de aclararla. Te envío afectuosos saludos!

    Responder
  17. Gracias Ing. Alex información muy completa y necesaria en estos tiempos que nos toca vivir, son herramientas que tenemos a nuestro alcance, si me lo permite lo compartiré en mi círculo para que esta gran información se extienda. Éxito como en todos sus proyectos, un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

Descubre más desde Iluminet revista de iluminación

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo